dilluns, 29 d’abril de 2013

MONEGROS 2013 by Manuel Trapero


Viernes 26 de Mayo, 23:45. Me meto en la cama, resoplo y pienso...... el día que me espera por delante desde que me levante hasta que vuelva a casa, pero bueno, al igual que un niño cuando sabe que se va de vacaciones O:) Me acuesto con una sonrisa reflejada en mi cara de saber que mañana haré lo que mas me gusta..... ir en bici :) .

6:30. Suena mi móvil, me levanto, me pongo algo ligero de ropa, me aseo y me dispongo a desayunar y mientras tanto solo puedo pensar en como me irá el día ...... como responderá mi cuerpo y mis piernas, que sensaciones cogeré y sobretodo que tiempo me va hacer cuando llegue. Me visto adecuadamente y salgo de casa, arranco el coche con todo cargado, preparado y sin mirar atrás, porque lo llevaba todo listo del día de antes. Pongo rumbo a Sariñena......Monegros a por ti voy.

Llego al parking a eso de las 9:45. El día no pinta bueno, chispeando, viento muy frío, todo embarrado y el ambiente que se respira en el aire y en las caras de los demás bikers no es muy bueno, por un momento pienso después de haber recogido el dorsal y la bolsa con obsequios ....... Me voy y me ahorro el barrizal, el mal tiempo y el que se me pueda romper algo de la bici por el estado tan lamentable del terreno. Pero no decido hacerlo porque se que luego me arrepentiría y mucho, he venido para luchar y prefiero morir en el intento que retirarme como un cobarde, mi orgullo esta por encimo de todo en ese momento.

Después de situarme en el sitio y controlar las zonas de limpieza de bicis, duchas y donde darán la comida me voy al coche y empiezo con el ritual. Primero como, y después seguidamente preparo la bici y me cambio, lo llevo todo ya estoy dispuesto para afrontar otro reto para mis piernas. Empiezo a pedalear y me dirijo hacia la salida y veo ya en posición unos 20, 30 bikers delante mío y pienso, madre mía las ganas que tenemos de salir de los primeros ya que la salida es a las 13:30 y me había situado en salida a las 12:10. Bueno es igual, es lo que pienso, mientras voy escuchando los comentarios de los demás corredores. Se empieza animar la cosa, se van acercando bikers y más bikers a la zona de salida, con la llegada de corredores por grupos, se va aclarando el día...... cielo despejado... el ambiente va cogiendo forma y gusto para todos, me voy animando, mis pulsaciones se aceleran, va llegando la hora clave, la cosa va estando cada vez mas caliente. De fondo escucho unas voces que son las de los regidores del evento que nos dirigen unas palabras justo antes de salir, con los nervios a flor de piel, ni oigo bien ni mi interesa ni me preocupa 3:) , pero una cosa escucho que me llama la atención, el que encontraríamos vientos muy fuerte y de cara a la vuelta, después de justo el segundo avituallamiento, es lo único que consigo recepcionar y ubicar en mi cabeza. Pistoletazo de salida, ya esta, en marcha, por lo que había pensado tanto la semana en curso, la suerte estaba echada, me subo bien en mi Trek, calo el pedal izquierdo con la zapatilla y a pedalear.

Empezamos haciendo un pequeño pasacalles por el pueblo de Sariñena pero eso a los corredores parece que les da igual, nada mas se oye en el aire - cuidado por la derecha, - cuidado por la izquierda, - cuidado que voy, madre mía la gente a gatillo o mejor dicho a cuchillo, ni que sorteasen un coche o un viaje, que si, vale, yo también soy uno más y a lo mejor el menos indicado para hablar, pero de ahí a como iba la gente ufff, pero bueno me da igual, empiezo a pedalear y con buen ritmo, aunque no dejaban de pasarme bikers, voy cogiendo cadencia, sensaciones y palante. Sin pensármelo, charco que veo charco que cruzo y el ver que los demás corredores se lo pensaban a la hora de mojarse empiezo a crecerme.

Me encuentro con un auténtico balneario para los marranos y todo el mundo por la orillita como si llevasen bicicletas de cristal y pienso se van a enterar...... pongo una cadencia de subida para no quedarme clavado en medio del fango que podía haber dentro del charco y palante, el agua me llega casi a la caja de pedalier pero al oír los comentarios de los demás y los ánimos de la afición se me aceleran las pulsaciones de tal manera que salgo del barro con mas fuerza de la que he entrado, entonces empieza lo bueno, cojo aire, respiro profundamente y voy llenándome de sensaciones positivas. Vamos adelantando bikers por la derecha, por la izquierda, por medio cuando iban paralelos, que bien me lo estoy pasando. Decido poner en práctica mi táctica de no parar en el primer avituallamiento pero mi sorpresa es cuando veo que nadie se para, normal solo llevábamos 33 kms y de llano sube-baja.

Nos disponemos a subir el único pico que hay, una subida de 8 kms y un desnivel de unos 400 metros de subida, al ver que los bikers no son escaladores decido apretar y seguir apretando, llego arriba, miro el tiempo que llevo y mi pulsómetro no indica mucho más de hora y media, perfecto, plato, fuerza, ritmo y sin que decaiga la cosa empiezo a llanear. Impongo un ritmo fuerte pero al cabo de unos pocos kilómetros mis cuádriceps sienten un ligero cosquilleo, no! no! no!, esto no lo quiero ahora.......y me acuerdo de un gel que me eche en el mallot por lo que pueda pasar, me lo enchufo y siento una recuperación y un bienestar que mis piernas vuelven activarse y con viento de cola empiezo a volar, noto una fuerza y un espíritu SPRINT BIKE que no me detiene nada, al mismo tiempo voy viendo muchos corredores que me habían adelantado como locos en el pueblo me animo más todavía y empieza la caza. Los adelanto sin compasión ninguna, alguno que otro me coge el rebufo para pegarse y que lo arrastre pero eso hace que baje piñones y apreté mas todavía y se van quedando. Si no recuerdo mal, al que pretendía seguirme, mientras lo hacía, giraba ligeramente la cabeza, le sonreía un poco como diciéndole voy a tirar hasta que no puedas y decidas desprenderte de mi, porque te estoy arrastrando mucho.

Llego al segundo avituallamiento kilómetro 58, decido pararme, me tomo un par de botellines de isostar, cojo un plátano partido, me lo echo en el mallot y sin casi darme tiempo emprendo la marcha de nuevo y mi sorpresa es la siguiente, que lo que me había ayudado en el llaneo lo tenia ahora de frente......... el viento. Entonces me acuerdo de lo que dijo el organizador de la marcha, que tendríamos un viento muy fuerte y no se equivoco nada, un viento horroroso te frenaba casi completamente y si la cosa fuera para poco, encima empezábamos a subir muy ligeramente, pero la cosa iba subiendo hasta el kilómetro 90.

Intento por todos los medios buscar alguna marcha que me vaya bien, plato grande y piñones medianos o plato mediano y piñones pequeños, pero que va, aquello intratable. Miraba el cuenta y las velocidades indicadas eran ridículas, 14-16 kms, eso me desmoralizaba un poco pero pensaba - el viento es para todos no solo para mí.

Me da alcance un grupo, me pongo a rueda y uniéndome a ellos empiezo a coger buen ritmo de marcha me siento fuerte y decido marcharme. Me siento bien y fuerte. Seguimos batallando el viento hasta el tercer avituallamiento km 83. Decido hacer una parada rápida solo para beber algo y continuar, noto como el camino se va desviando y depende como, el viento no es tan problemático como al principio. Decido en ese momento apretar un poco, me agacho completamente, apoyo los antebrazos en los puños del manillar, cojo una postura aerodinámica y me acuerdo de nuestro amigo Agus, que al pedalear hace una única pieza y sólo se ve uno, pues hago lo mismo, me fundo con mi bici y empiezo a llanear con ella al igual que hago con mi bici de carretera.

Kilómetro 90, se acabo el viento y el llaneo de subida, empezamos ligeramente a bajar y a llanear de cara hacia la meta, voy viendo a medida que voy avanzando carteles que me indican los kilómetros que me quedan. Me animo y al mismo tiempo escucho a la gente de alrededores del camino que me van animando y si queréis que os diga la verdad, es como si os estuviese viendo a tod@s vosotr@s animándome y eso va haciendo que no decaiga mi ritmo. Me acuerdo de esos ánimos que me han dado algunos miembros del club el día de antes y me animo más todavía.

Los carteles indicadores de kilómetros cada vez indican que se acaba, no me lo creo, miro mi tiempo y llevo 4h 30m, y noto que sí, que lo voy a conseguir, que voy hacer oro y sin que decaiga la cosa sigo palante. El final es el mismo que el de la marcha corta que hice el año pasado, cuando cojo el tramo de asfalto se que estoy entrando en el pueblo y cuando empiezo a escuchar a la gente animando que no era poca , levanto la vista y veo la llegada...... la ansiosa meta que deseamos ver todos cuando hacemos siempre una marcha de tales características y envergadura. La cruzo y se acabó, lo he conseguido. Miro el tiempo de meta en el reloj general 4h 45m, no me lo creo que bien me siento.

Con la marcha hecha y contento de mi resultado a tal esfuerzo, me dispongo a limpiar mi niña, a ducharme y a lo mejor a disfrutar de una buen papeo y a hidratarme con lo que más nos gusta a los bikers.......CERVEZA jejejeje .

Quiero daros las gracias a todos por esos ánimos que me habéis estado dando, creo yo, que sin vuestro apoyo no hubiese conseguido lo que he logrado hoy y os lo debo todo a vosotros . Aunque no haya ganado y no haya sido el primero, me siento como un campeón, solo por el simple hecho de vestir un mallot y unos colores digno de campeones. Porque yo se, que todo aquel que intentaba seguirme o lo adelantaba quitándole las pegatinas pensaría, no veas con el de SPRINT BIKE, como va! y eso para mi es un honor. He llevado el nombre del club lo mas lejos y alto posible para que la gente sepa de que hierro estamos forjados.

Espero que os haya gustado y que no se os haya hecho muy pesada, pero la he descrito tal y como empezó la aventura para mí. Que el día de ayer fue muy grande y bonito, al igual que tod@s vosotr@s y cada uno de vosotr@s.

Salud !!!!! Fuerza!!!!!!! Y mucho SPRINT BIKE !!!!!!!!

dilluns, 15 d’abril de 2013

Crónicas La Portals 2013

Por Jesús Padilla:

Bueno chic@s,  ya tengo mi 1ª curça en las piernas y espero que con vosotros haga muchas más: la verdad es que esta mañana estaba un poco nervioso pero creo que es normal. Cuando hemos llegado y nos hemos puesto en la línea de salida estaba como un flan. Pistoletazo de salida. Hasta que conseguimos salir ha pasado casi media hora que mogollón de gente. Empieza la carrera. Los primeros kilómetros no son muy exigentes pero la cantidad de gente te hace ir a un ritmo asequible y poco ha poco voy subiendo posiciones, primer rampote y todos a subir andando imposible pedalear. Primer avituallamiento, agua, algo de fruta y a seguir. Hasta el kilómetro 30 más de lo mismo, sube-baja-sube pero cada vez voy con menos gente a mi alrededor, mi piernas me responde bien y la mentalidad de acabar dándolo todo. Segundo avituallamiento, comer, beber, llenar bidones y a continuar. Hasta el km 42 + o - mucha bajada y las rampas son duras pero no muy grandes, continuo hasta llegar a Monistrol y de ahí voy llaneando cerca del río a buena velocidad y constante. Otro rampote pero somos pocos y subo sin tener que bajarme, de ahí hasta el tercer avituallamiento. Quedan 10 km y son de subida pero me encuentro bien y con muchos ánimos empiezo a subir y a dejar atrás a muchos que van muertos. Quedan 6 km y empiezo a notar cansancio pero no me rindo y sigo tirando, subiendo por las "eses" Pedro Guareño me da alcance he intento seguirle pero no puedo y prefiero seguir a mi ritmo. Poco a poco voy subiendo y le doy alcance otra vez, pero el va mejor que yo y me descuelgo. A falta de 1 km vuelvo a cojerle, pero es porque al cruzar la carretera la policía tiene parados a unos pocos y cuando nos da paso Pedro me comenta de llegar juntos a ver si nos hacen una foto la organización y así es, entramos juntos manos en alto y curça acabada 3,40h. No me lo puedo creer para mi es como si la hubiese ganado. GRACIAS PEDRO POR ESE DETALLE CONMIGO. Para acabar daros las gracias a todos por los ánimos y especialmente a Joaquin Martin Ayala, por todo lo que me ha ayudado y apoyado y por ese corazón que tiene que no le cabe en el pecho de lo grande que lo tiene. Sin olvidarnos de Jordi Gil, Kikorz Naro y nuestra campeona Raquel Gómez Carrión que también era su primera curça y se han portado como lo que son, unos campeones.

Por Raquel Gomez:

Quién me iba a decir a mí, que tal día como hoy estaría escribiendo la crónica de mi primera pedalada. El día anterior tenía mezcla de nervios e ilusión. Fuimos con Jesús Padilla a buscar el dorsal a Collbató y solo ver el ambiente que se respiraba allí, más ganas tenía de salir al día siguiente. Lo peor fue por la noche, que los nervios no me dejaban dormir, pero conseguí descansar lo suficiente.
Y llegó el gran día. Cuando nos dirigíamos al punto de reunión, tuvimos el primer percance, ya que Pedro se durmió. Ya todos reunidos, el segundo percance, Lobato nos informa que no puede participar ya que tiene lumbalgia, aunque como buen compañero, nos dejó su furgoneta. Una vez en Collbató, tercer percance, mi bici no quiere salir de la vaca, pero al fin, con esfuerzo, la conseguimos sacar. Ya todos preparados, nos fuimos hacia la salida, bastante lejos por cierto, porque había mucha gente. Entre  la gente, vi a conocidos de Cornellà, que me dieron muchos ánimos. Fotos de rigor sin Pedro, que no conseguimos verle en la salida. También saludamos a Raúl Luque, amigo que también participaba. Y por fin, pistoletazo de salida. Tuvimos que esperar unos 20 minutos hasta poder comenzar a pedalear. Me despido de los compañeros, Manuel, Padilla, Ferran, Fran, Isidro, Carlos y Jose, deseándoles suerte, ya que sabía que hasta la meta no los iba a ver. Al empezar a pedalear se me pasan los nervios, y solo pienso en llegar a meta haciéndolo lo mejor posible.
Salimos del pueblo, entrando en las primeras pistas, bastante fáciles, que las hacemos a buen ritmo. En estos primeros kilómetros me acompañan Jordi y Sergio, aunque en las primeras bajadas Jordi adelanta posiciones. Cerca del primer avituallamiento, donde había las primeras rampas duras, nos encontramos un buen tapón que no nos permite pedalear, y no toca otra que paciencia y caminar empujando la bici. Se percibía buen ambiente y buen humor, se notaba que aún no estábamos cansados. Estamos en el primer avituallamiento. Reponemos fuerzas, y me siento muy contenta de superar el primer tramo sin dificultad. Nos reunimos otra vez con Jordi. Iniciamos la segunda parte del recorrido. Empieza por una bajada por carretera, donde escuchamos las sirenas de ambulancias y los bomberos, mala señal. Al entrar en la pista nos detienen porque ha habido un accidente. Esperamos hasta que vuelven a dejar pasar. Yo prefiero no mirar, pero Sergio me comenta que el chico tenía la cara destrozada. Yo solo veo un charco de sangre en el suelo, solo me faltaba eso para comenzar la bajada, con lo que me cuesta a mí bajar normalmente. Eso me afecta, y bajo con bastante miedo, incluso pongo el pie si no lo veo claro, aunque Sergio me intenta animar para que baje sin miedo, pero no lo consigue. Solo pienso en donde están las subidas, que es lo que me gusta. Por fin llegan otra vez los repechos, pero aunque me gustan, tengo que reconocer que algunos eran muy duros. Consigo subir unos cuantos, y otros me quedo en el intento. Me encuentro bien, las piernas responden y me voy animando cada vez más.
Llegamos al segundo avituallamiento. Volvemos a reencontrarnos con Jordi, y volvemos a reponer fuerzas. Sergio me da uno de sus geles empalagosos, que más adelante compruebo que van bien. Quedan unos cuantos repechos antes de comenzar el descenso hasta Monistrol. Mi motivación va en aumento, ya que ya he pasado la mitad de la prueba, y comienza la cuenta atrás, aunque también pienso que algunos ya habrán llegado a meta y a mí me queda la mitad.
Esos últimos repechos los hago a buen ritmo, y comienza la bajada, esta vez consigo bajar con menos miedo, siguiendo paso a paso las instrucciones de Sergio: “ suelta freno-frena-suelta freno-déjate llevar-culo atrás”, y yo por dentro pensando “cuándo se acaban las bajadas”. Tengo que decir que para mí el terreno era muy duro, había mucha piedra suelta, mucho polvo. Parecía una croqueta empanada de todo el polvo que había en mi cuerpo. Decir, que mientras en las bajadas me adelantaban muchos bikers, yo adelantaba también a algunos en las subidas. Llegamos a la Font de la Dona Morta, donde decido bajar andando, ya que la última vez me dejé medio cuerpo en las piedras. Aquí la sensación es muy positiva, voy muy bien y veo que puedo acabar la cursa. En Monistrol, tengo un subidón al ver a la gente animando. Hacemos el río a buen ritmo para mí. Estamos en la Puda, quedan 9 kms, y volvemos a estar con Jordi. Sergio me da un chupetín para afrontar el último tramo. Vuelvo a tener un buen subidón, estoy muy cerca y sigo con las buenas sensaciones en las piernas, aunque no paramos de pedalear y no se llega nunca, los kilómetros en el cuenta cada vez pasan más lentos.
En las últimas subidas me siento muy fuerte, y tanto Sergio como Jordi me felicitan por lo bien que estoy subiendo, aunque esto es duro, muy duro. Último tramo de riera, no puedo quitar la sonrisa de mis labios.
Por fin, Collbató, Sergio no para de gritar que ya estamos “vamooooooossss”. Empiezo a llorar de la emoción, LO HE CONSEGUIDO. Veo a mis padres y mis tíos, levanto el brazo en señal de triunfo. La emoción todavía es más grande al ver a todos mis compañeros de Sprint Bike esperándome en meta, están todos hasta Pedro que pensaba que ya no lo vería,  animándome con tanta pasión, que no pasa desapercibido para el spiker de la organización. Todos me abrazan, besan, felicitan, y yo no paro de llorar. Que feliz soy. En pleno éxtasis, vienen a buscarme los de la organización para hacerme una entrevista. Comento que es mi primera pedalada y la gran emoción que siento, y que sin mis compañeros de club nunca hubiese llegado donde he llegado, y grito: “SPRINT BIKE”.
Me comentan lo bien que les ha ido, Manuel lo ha hecho muy bien y se ha quitado la espinita que tenía de la Transmaresme, Pedro aunque con percances mecánicos lo ha hecho muy bien, el que me deja con la boca abierta es Padilla, un crack, que pasada ha llegado junto a Pedro, Jose , Carlos, Isidro, Ferran todos genial, y Fran que era su primera pedalada estaba super contento. Que satisfacción verlos a todos tan contentos.

Muchas gracias a todos por vuestro apoyo, tanto a los que estabais allí como al resto de esta gran familia, he sentido vuestro apoyo en todo momento.  Quiero hacer un agradecimiento especial a Sergio, que renunció a competir, por estar conmigo en este momento tan especial para mí.