dimecres, 9 d’octubre de 2013

Montserratina 2013



Bueno, pues pondremos unas líneas explicando como fue la montserratina de este año.
Tras una Selènika intensa, dediqué la semana a recuperar mis piernas. Cremas, vitaminas, proteínas y un masaje recuperador me dejaron como nuevo. Añadir, que solo hice 2 salidas entre semana, a ritmo tranquilo y sin subir las pulsaciones. En eso, Juan me ofrece poder hacer la cursa con la Ditec 29´ que ha traído a la tienda como bici Test. Tras sopesarlo, decido probarla el jueves, y si me encuentro cómodo, la utilizaría el domingo. Y la prueba fue bien.

El domingo me presento en el Trambaix de Sant Feliu con la 29´, nos hemos lanzado a la piscina. Allí, junto con muchos miembros del club, y Sergio Carbono, nos ponemos unos crespones negros en honor a 3 socios, que perdieron cada uno a un familiar importante en sus vidas. En uno de los bolsillos del maillot, llevo también una camiseta que nos pondremos todos, según vayamos llegando a meta, como homenaje a esas pérdidas.

Nos vamos a la salida y rápidamente me coloco en las primeras filas. Otros miembros no tienen la misma suerte, y están más retrasados.  Es una pedalada no competitiva, pero, como suele ser la última del año para muchos de nosotros, no ocultamos  que vamos a darlo todo, por eso lo importante de la salida.  Salida que se convierte en un pequeño caos. La gente sale de donde les da la gana, no respetan a aquellos que han llegado antes y tienen una buena posición, y hace que , si quiero ir rápido en el río, debo adelantar  lo antes posible a toda esa gente. Marco hace lo mismo, y salimos volando. Conseguimos avanzar rápido, no sin algún susto, por frenazos al ver la gente los 4 charcos que hay en la pista del río. Al final, tengo terreno limpio para correr, algo que se le da bien a la 29´.
A la altura de Papiol, somos animados por un montón de Srint Bikers, que te dan mucha fuerza. Con esa fuerza llego a la riera de Rubí, que si normalmente es complicada de pasar, este año aún más, ya que baja con agua. Pero voy con el subidón y la cruzo sin poner pie. En ese punto ya observo que se ha roto la pedalada, y voy solo. Sigo apretando para dar alcance a los que van por delante. Llegan las primeras subidas, y me cuesta pillar ritmo con la 29´, pero aún así sigo con mi remontada, adelantando también en las subidas.

Primer avituallamiento a full, un plátano cazado al vuelo y sin parar. Solo aflojamos para abrirlo y comerlo. Luego, volvemos al ritmo alto. Voy cogiendo mi posición en la cursa, rodeándome de varios ciclistas que estarán muchos kms conmigo.
Sin darme cuenta llegamos al km 30, donde, desde la organización, nos informan de la posición, y mi sorpresa es que voy el 38, pero acto seguido soy adelantado por 2 bikers. Parece que saber la posición espolea a mis rivales.  Pues yo decido relajarme un poco, voy muy alto de pulsaciones, y si sigo así, la subida de Monistrol a Sta. Cecilia no sé como la haré.
Voy siguiendo a un grupo de 5 o 6 bikers, los tengo  cerca pero sin estar a rueda. En las subidas me acerco, en los llanos se van. En este juego pasamos las rampas de Ullastrell, donde avanzo alguna posición. En el 2º avituallamiento, lo mismo, un plátano y seguimos. Creo que ahí adelanto alguna posición más.
Llegan las subidas de Olesa, las más duras, e irremediablemente, tengo que poner pie a suelo en alguna. No consigo darle inercia a la 29´ en ese tipo de terrenos. Pero ese problema también lo tienen los que me acompañan, y sigo la progresión.
La zona que va a Vacarisses tiene unas bajadas chulas, y un senderito divertido. Luego viene unas pequeñas subidas y nos vamos directos a Monistrol.  Es la zona nueva, y la hago prácticamente en solitario. Disfruto mucho de las bajadas, y bajo pulsaciones para prepararme el ascenso final.
Como no se pasa por la Puda, el avituallamiento de Monistrol ha cambiado de lugar. Ahora está en la rotonda que da acceso al cremallera de Montserrat. Allí no hay ningún biker, pero opto por coger un plátano. Comienza la parte final.
Llegan los peores kms, donde parece que no voy bien, me cuesta subir con la 29´. Vuelven a decirnos la posición. Voy el 30. Pero como en la anterior vez, acto seguido soy adelantado. Cojo ritmo, y voy subiendo la primera parte, con ganas de llegar a descanso. Detrás de mí vienen 4 o 5 bikers, que se acercan, pero cuando la inclinación sube, vuelven a descolgarse, menos uno.  Llegamos juntos al descanso. Adelantamos una posición. Charlamos un rato, y le animo, ya que me cuenta que viene con una fisura de un accidente el martes anterior. Pero pese a sus gritos de dolor, las piernas le responden, y va un punto por encima de mí. No consigo mantener la rueda, y es cuando le informo de que quedan 2/3 kms, que esto ya está, que aguante.  Me coge unos metros, y yo, por orgullo, decido bajar un piñón y dar el resto.
Veo a 2 bikers por detrás, pero la distancia es suficiente para no ser alcanzado antes de meta. Y así es, llego a meta. 3 horas 47 minutos, en 68 kms.  Bajo de la bici, me saluda mi amigo Jordi, y sin darme cuenta llega Agus. Dios!!! Venía remontando y le han faltado unos metros para arrancarme las pegatinas.

A partir de ahí, un carrusel de llegadas de nuestros socios, todos con excelentes tiempos. Es brutal el nivel que está cogiendo el club. Mientras nos vamos felicitando, aprovecho para sacar la camiseta-homenaje y voy haciendo fotos.
Menos Isidro por avería, llegan todos nuestros campeones, y aunque alguno ha sufrido, la recompensa es mayúscula. Tras unas buenas cervezas, nos vamos a Monistrol a celebrar nuestra participación con una buena ducha y una gran comida.
Todos contentos, cada uno a su casa a saborear sus triunfos. Aprovecho para felicitarles, por ser un grupo humano fantástico.

dimarts, 1 d’octubre de 2013

SELÈNIKA 2013



SELÈNIKA 2013

Quisiera explicar en unas palabras lo vivido este domingo en la Selènika.  Una prueba que empezó hace unos meses, justo el día que abrieron inscripciones, que vivimos intensamente desde el  whatsapp. Al final conseguimos apuntarnos un buen número de socios, que luego supimos organizarnos para llevar el menor número de coches a la pedalada.             
Sabiendo que a la siguiente semana tenemos algunos la Travessa  Sant Joan-Montserrat, me pasé todo el mes de septiembre diciendo que me la iba a tomar con calma, consiguiendo llegar a un pacto con Marco, para ir juntos sin machacarnos. El último jueves, y viendo el fantástico estado de forma del presi, comentamos un poco como afrontaremos la marxa, y creo que ahí Marco ya no piensa en el xino-xano jejejejeje.

Llegado el día, y tras el madrugón, nos plantamos en Navarcles, donde veo a muchos Btteros, una alegría para mi. Tras un cafelito y unas pastas, unas fotos y para la salida. Marco, Juan, Manuel y Jardí se han adelantado, y no soy capaz de verlos. Tengo dudas. Pienso en el xino-xano, e invito a Ismael a venirse conmigo. Luego viene el demonio, que dice que apreté en la salida, me ponga con Marco y la hagamos juntos como planeábamos. Pistoletazo de salida: gana el demonio, lo siento Ismael.
No se como lo hago, pero salgo como un rayo. Como salgo cerca de la mitad del pelotón, cuesta adelantar, y voy dosificando esfuerzos, apretando en sitios y regulando en otros, mientras voy encontrando los huecos para adelantar, siempre avisando: “voy por el medio!!” “por la izquierda!!”. La sensación es que tengo buenas piernas, sobre todo subiendo, y hace que siga apretando. Paso a Jaume, ya estoy más cerca. Van pasando los minutos, y comienzo a pensar que no les daré alcance, y si es así, mejor empezar a coger otro ritmo. Pero zas!! Veo a un Sprint Bike por delante, subidón!! Poco a poco me voy acercando. Es Juan, que me comenta que Marco y Manuel están ahí delante. Vamos tirando para reunificar. Algún km más adelante consigo ponerme a rueda. Han pasado 6 kms, casi 7. Aquí te das cuenta que una buena posición en salida es importante.
 Una vez con ellos, pienso que podré relajar un poco el cuerpo, pero el ritmo de Marco no deja que bajen mucho mis pulsaciones. Manuel se va quedando, mientras Juan va haciendo la goma, se queda en las subidas y nos engancha en las bajadas. Sin darme cuenta, abro un pequeño hueco debido a las constantes subidas. Llego al primer avituallamiento, pero Juan y luego Marco no tardan en llegar. Nos ponemos en marcha los 3 juntos. Sin querer, hacemos labor de equipo, yo voy tirando en las subidas, Juan marca el paso en las bajadas (el polvo complicaba un poco seguirle jejejeje), y Marco tiraba de nosotros en los falsos llanos. Así llegamos al segundo avituallamiento, km 59. Otra parada técnica y a seguir.

Parece que la tónica va a ser igual, pero Marco tiene buenas piernas, y se pone otra vez manos a la obra, descolgando a Juan. Es en este segmento, que yo tengo mi primer momento de flaqueza, pensando que no  podré aguantar el ritmo de Marco ( me ha encantado verlo tan competitivo ), pero ese puntito que mantengo en las subidas hace disipar las dudas. Pero no puedo evitar comentarlo con Marco, de que este ritmo no era lo programado, aunque ya no había marcha atrás. A todo esto, ya he ingerido mi primer gel, que me ayuda a seguir el paso.
Marco impone un ritmo tan bueno que llegamos en un plis al 3er avituallamiento. Reponemos fuerzas, y justo salimos llega Juan, que luego, aprovechando sus habilidades en el descenso, se une a nosotros. Por lo visto, ha tenido algún problema de calambres, pero ha conseguido recuperarse, todo un crack. Marchamos juntos otra vez, pero en una curva, zas!! Juan va al suelo, paramos, esta bien, y observo que alguien le reconoce y se ponen a hablar. En eso el presi vuelve con su ritmo machacón, y volvemos a dejar a Juan,  que ya no volveremos  a ver hasta la meta. Advierto a Marco, que hay un trozo durillo sobre el km 88, el cual, visto ahora en frío, no es que sea duro por sus subidas, son sus continuos cambios, ahora subo, ahora bajo, ahora subo, etc, en una pista con todas las curvas similares, que te machaca psicológicamente. Se hace muy largo, pero llegamos al último avituallamiento.
Estudio el perfil, y puedo observar que nos quedan unos 10 kms de sufrimiento y luego será todo más fácil. No hace mucho, hemos tomado un segundo gel, con el que confiamos llegar a meta, pero ya notamos que las fuerzas han menguado bastante, con algún amago de rampas en mis piernas. Vamos haciendo, con momentos donde Marco va mejor que yo, y en otros parece que voy yo mejor. Intento animarnos, concentrándonos en llegar al km 106, donde puede terminar el calvario. Cuando llegamos a ese punto, Marco se cae en una curva, marcando su gafada  rodilla izquierda. No quiere parar, hay que seguir. Vamos!!!!
Cuando estamos saboreando la victoria, llega un sendero de piedra que nos pone firmes, tanto, que luego de nuevo en la pista, Marco me avisa que afloja, que le va a dar una rampa, a lo que yo reacciono aflojando, y por compañerismo, yo también sufro mi rampa. Vaya panorama, estamos destrozados y enrampados a la vez.  Hay que llegar, y hacemos un esfuerzo para quitarnos el dolor.  Conseguimos pasar el mal trago, y pensando que aún nos quedaban unos 2 kms, plas, si estamos en Navarcles!!!!!
Menuda alegría. Nos damos la mano varias veces. Última rampita, último sendero, últimas curvas ya en bajada. He visto a mis suegros,  nos venimos arriba. En meta, muchos gritos, y allí nuestros compañeros esperando, buah!! Indescriptible. Conseguido, Selènika 2013, con 117 kms y 2550m en 6h50, con una media de 17´50, increíble.
A partir de ahí, ya lo sabéis todos. Felicitaciones, abrazos, duchas, cervezas, más abrazos con los compañeros que van llegando, más cervezas. Y al final, todos juntos comiendo en el comedor. Todo el mundo comenta sus jugadas. A Roser le toca el casco que sortea la organización, toma ya!! Jejeje. 

A todo esto, varios miembros del club han hecho el memorial de la Selènika, entre ellos mi mujer, que está muy contenta de como le ha ido, y yo cada día más contento con su progresión, y sobre todo, porque cada día disfruta más de este maravilloso deporte. Y un recuerdo para nuestros lesionados, que tenían que estar con nosotros disfrutando esta experiencia, Pedraza, Ferran y Padilla. El año que viene os quiero ver ahí.
Solo puedo acabar dando las gracias a todos, porque sin vosotros esto no sería igual, y en particular a Marco, porque ha tirado como un jabato de mi gran parte de la pedalada, GRACIAS CAMPEÓN.