dijous, 21 de maig de 2015

NOGUERA BIKE RACE



NOGUERA BIKE RACE 2015
Después de la ultra de Lleida y la Volcat, por tercera semana consecutiva afronto una nueva cursa. Tras la Volcat, tenía buenas sensaciones, y viendo la representación del club en la NBR, la cosa prometía y mucho.  Pero el miércoles me levanto fatal, tengo un buen resfriado. Comienzo a medicarme, con la esperanza de llegar bien al domingo, pero en los entrenos de jueves y viernes ya puedo observar que de eso nada. Un pequeño chasco, mi competitividad se ha visto perjudicada. Asumiendo que no estaremos al 100%, el domingo nos plantamos en la salida. Por desgracia, dos de nuestros compañeros no pueden tomar la salida, por diferentes motivos.

Hace un día fantástico, sin ninguna nube, lo que al final sería un día caluroso. Pese a no estar fino, quiero seguir con la táctica de carrera que tenía planeado. Salir relativamente rápido y luego aflojar para ir a mi ritmo, son 92 kms y 2900m. Salimos bien, Toño y Jose van conmigo, Juanjo y Oscar por delante, y el resto, Pau, Isma, Isaac, Pedro, David, Joanmi, Oscar, Pai y Miguel, salen más tranquilos. Roser, con dorsal preferente va también por delante, aunque en pocos kms le damos alcance. Tras 3 kms neutralizados, entramos en una pista de subida, no muy exigente, pero que con un ritmo relativamente alto, te va poniendo en tu sitio. Aquí ya puedo observar que voy a sufrir toda la cursa, ya que me faltan pulmones para mantener el ritmo, y comienzo a hacer la goma con Toño. Recupero un poco, y al pasarme un biker con buen ritmo, me voy con él hasta volver a estar junto a Toño. Vemos a Juanjo bastante cerca. Coronando el primer puerto, entramos en un sendero pedregoso donde descubro que la Volcat me ha dado un punto extra en estas situaciones, y bajo muy bien por estas zonas. Damos alcance a Juanjo, y tenemos  tiro a Oscar, pero en el comienzo del segundo puerto, el más duro del día, tengo que descolgarme del grupo. Aun aflojando el ritmo, sufro muchísimo la subida y en los pocos falsos llanos no soy capaz de recuperar lo suficiente para subir sin tanto esfuerzo lo que sigue. Toca sufrir, sufrir y sufrir. En la larga bajada que viene tras coronar, vuelvo a notarme bien, y recupero terreno con Juanjo y Toño, al cual adelanto en un sendero vertical bastante guapo.  Se va notando que la cursa no te ofrece ningún descanso, sufres subiendo y sufres bajando ante tanta dificultad. Menos mal que bajando me encuentro bien. Quien me lo iba a decir, que estaría disfrutando bajando y sufriendo subiendo, cuando yo siempre he sido al revés, subir bien y sufrir bajando. Pues esto es lo que hay.
Llegamos al km 48, donde tengo prevista la primera parada, y Toño para también, aunque se me escapa en la salida. Viene otro puertecito largo, donde sigo sufriendo de lo lindo, y más senderos trialeros de bajada donde al menos recupero algo. Nos reagrupamos los 3, pero Oscar ya está inalcanzable. Toño y Juanjo han sufrido unos amagos de calambres, algo que me va bien para poder ir a su ritmo. Vamos sufriendo juntos hasta el km 71, 2º avituallamiento programado por mí. Juanjo es el que mejor está, cuando pasado el km 75 Toño sufre fuerte calambres, decide quedarse con él. Consciente de mi falta de ritmo subiendo, decido ir tirando, ya me pillaran.  Culmino la última gran subida y no hay rastro de ellos. Voy haciendo por los senderos, aunque el cansancio es bastante alto ya, y hay zonas que ya no soy capaz de superar. El último sendero antes de la bajada final es larguísimo, y aunque a ratos parece que estoy mejor, cualquier repechito me tira para atrás. Por fin comienza la bajada, primero por sendero, donde es mejor no mirar a la derecha, y luego por pista, muy rápida.

Tras la bajada, nos hacen dar una vuelta por los alrededores del pueblo, que me matan. 5h56 de pleno sufrimiento al cruzar la meta. No recuerdo haber sufrido tanto en una cursa como en esta. Para más inri, llego a meta casi sin voz por culpa del resfriado. Pero he llegado, y por debajo de las 6 horas. Oscar ha hecho 5h25, menudo crack. 4 minutos después llegan Toño y Juanjo, que venían envenenados para darme alcance. Nos vamos relajando mientras van llegando el resto. Isaac, Jose (con pájara incluida), Pedro, David, Joanmi, Isma, Pau, Oscar y por último Pai, Miguel y Roser. Mención especial para ella, que siendo una chica carretera, no h tenido que ser nada fácil afrontar todos esos senderos pedregosos, técnicos y trialeros, y más después de caerse en varias ocasiones.
Pero podemos decir que todos somos finishers de esta NBR durísima. Me ha gustado mucho, pero reconozco que no estaba en mi mejor momento para afrontar este reto  a full, y he sufrido muchísimo.
Y ya que en el anterior post critiqué la gran cantidad de basura que vimos en la Volcat, es de recibo que diga que en esta NBR, la cosa ha sido bien distinta. Salvo corrección de mis compañeros, yo vi pocos envoltorios, y prácticamente estaban todos enteros, lo que dice que seguramente se cayeron sin querer. Está claro que hay gente para todo.
La siguiente, la Ultrabike, uff.

dimecres, 20 de maig de 2015

VOLCAT 2015



VOLCAT 2015
Siguiendo con nuestra preparación de la temporada, vi la oportunidad de estrenarme en una prueba por etapas, y la Volcat este año estaba bien cerca, con una etapa en Vilanova i la Geltrú, otra en la Pobla de Claramunt, y la última en Igualada.
Una vez inscrito, pude celebrar que Marco y Jose Luis también se inscribieron. Como la temporada es larga, y la siguiente semana iba a la NBR, decidí juntarme con Marco y hacerla juntos. Como mucho, tenía el domingo para exprimirme. Como muchos ya saben, la Volcat este año tenía puntos UCI, y eso hizo que vinieran muchos pro, algo que ya se notó en Vilanova, mientras se hacían las fotos de equipo. Lógicamente, nosotros también nos hicimos la nuestra.


La primera etapa, en Vilanova, era de unos 57 kms y 1500m. No parecía excesivamente dura, pero pasar por el Garraf siempre es algo que complica la ruta. A las 9:30 se dará la salida, donde tengo un subidón de nervios colosal. Nos deseamos suerte entre los 3. Estamos colocados en el último cajón, así que pocos Pros nos adelantarán jajajaja. Saludamos  a Alvaro y Vito, que la hacen también. La consigna es clara, salir rápidos, coger posición y regular hasta el final. Se da la salida, y salimos bien por el paseo de Vilanova, hasta que Marco, en un momento que quiso apretar, clava cadena y cae al suelo. Por suerte, nadie le atropella. Jose y yo aflojamos para ver si viene, y tras unos largos minutos, aparece otra vez Marco. Tiene unas buenas heridas, pero decide continuar. Sin ese principio explosivo, y con Marco magullado, cogemos nuestro ritmo y vamos haciendo.
La primera parte es prácticamente pista, y se hace bastante bien, las sensaciones son buenas. A Jose ya no lo vemos. Vamos cogiendo grupitos con buenos ritmos, y dejamos que nos vayan llevando. No hay muchos senderos, pero los pocos que hay tienen su puntito. No tenemos previsto parar hasta el avituallamiento del km 32, así que comemos de lo que nosotros llevamos. Llegados al Garraf, se nota el cambio de terreno, con muchas más piedra, y noto que bajando tengo que ir un punto más tranquilo, si no acabaré en una cuneta. Y los senderos se vuelven más técnicos.  En uno de ellos me acojono, y pasa Marco. Tras bajar a pata, recupero la rueda, y decido ir siempre detrás e cada sendero que quedaba. Pese a ese momento, seguimos muy bien los 2, aunque la parte final de la etapa pasa por una larguísima riera de piedra que rompe mucho el ritmo, con constantes parones para pasar pedruscos. A falta de 5 kms, y viéndome tan bien, le digo a Marco que voy a apretar un poco para ver mis sensaciones. Y la verdad son buenas. Adelanto a unos 12 bikers y llego a meta pletórico. Marco llega tansolo 2 minutos después. Al final me salen solo 1100m de desnivel y una media de pedaleo de 19´9, una etapa rápida. Importante llegar bien para aguantar la etapa reina del día siguiente. Jose llega tras 20 minutos, con algún amago de calambres. Mal asunto viendo lo que queda. Mientras comemos, le damos algunos consejos. Una vez en casa, preparar la bici para el día siguiente, y estudiar la etapa.

Sábado, etapa reina, 85 kms y 2900m. Si en la primera etapa dosificamos, en esta habrá que hacerlo también. El día es fresco, y se agradece. Salimos a las 9, como siempre, desde el último cajón, no nos importa. Esta vez la salida es mucho más tranquila, se nota un poco en las piernas el esfuerzo del día anterior. En esta ruta, las subidas son más largas, de las que me gustan, y poco a poco me van poniendo las piernas a temperatura. Decir, que no fue hasta el km 15 donde noté las piernas en perfecto estado, dejando atrás la fatiga del día anterior. Buenas pistas que permiten ir rápido bajando, y senderos preciosos en la primera parte de la etapa, donde descubro que ir a rueda de Marco el primer día me fue genial. Afronto todos los senderos con mucha tranquilidad y cogiendo más confianza, el entreno con la flaca pasó factura pero lo hemos superado.

Me encuentro genial, bien bajando por pista, bien por senderos, y bien subiendo, donde suelo coger unos metros con Marco. Como todo en la vida, no puede ir todo perfecto, y un par de veces se me sale la cadena, y otro par de veces se me cae un bidón. Son parones cortos, pero perdemos a los grupitos donde íbamos cómodos. Parada corta en el avituallamiento del km 33, vamos bien. De ahí al avituallamiento del km 50 nos encontramos una buena subida que pone a muchos al límite, con unas buenas pendientes y larguita. Pero la bajada hasta el avituallamiento es brutal. Enganchamos a 4 bikers que bajan la hostia, y no pierdo la ocasión de ir detrás. Que velocidad. Disfruto como un niño. Llegamos al avituallamiento, comemos y seguimos con nuestro ritmo. Rodeados de unos parajes preciosos, comenzamos la segunda parte del día en un constante sube baja rompepiernas. Los kms van pasando factura pero en los senderos recuperamos y gozamos. El final de etapa se hace largo, en una zona lago más seca y no tan bonita, pero quitando algún repecho, se hace de bajada prácticamente. Llegamos en 6h28. Nos vamos recuperando mientras esperamos a Jose. Ya comienzan las primeras muestras de felicidad. Si no pasa nada, mañana seremos finishers de la Volcat. Durante la comida, Marco se ofrece a acompañar a una chica en la última etapa, y me deja libertad para darlo todo. Al cabo de una hora llega Jose, mucho más entero que el día anterior. Parece que ha seguido bien los consejos y tiene en su mano ser finisher también. Para casa, a preprar la bici y la etapa final.

Domingo fresquito en Igualada. Con la salida a las 9:30, tenemos tiempo de saludar a muchos compañeros que hemos ido viendo o conociendo en estos 2 días. 42 kms y 1100m prometen una etapa rápida. No suele ser mi fuerte, pero lo daremos todo. Salgo bien, pero noto algo de fatiga en las piernas. No es hasta el km 3 cuando ya noto que puedo dar más caña. Te das cuenta de lo importante que es calentar. Aun así, tampoco ha sido una mala salida, y voy recuperando posiciones. El ritmo es muy alto, ya que no hay subidas largas y rápidamente metes plato. La primera bajada es por una pista polvorienta, donde llego a  alucinar con la velocidad de algunos. Entre tanto polvo, me adelantan sin pestañear, y algunos sin gafas.  Llegan los senderos, y el ritmo en ellos sigue siendo alto. No me arrugo y sigo muy bien la velocidad que imponen. Estoy yendo muy bien, y veo que cuando la coa pica para arriba, soy capaz de adelantar. Así, sin para en los avituallamientos, voy cambiando de grupos, pero siempre con un ritmo alto. Se nota el nivel de la prueba, no veo a nadie poniendo pie. Sin tiempo para observar el paisaje, sigo intentando no bajar e ritmo hasta el final. Recurro  a algún gel, ya que ha falta de 10 kms ya se nota el cansancio. El cuerpo responde bien a la ingesta. Viendo que ya lo tengo casi hecho, disfruto cada sendero, cada bajada, esperando ver Igualada. Llegamos por un polígono tras bajar un sendero vertical espectacular, donde por fin vi  algún biker poner pie. Yo también puse alguno, para no llevarme por delante a aun par de ellos.

El último tramo es una vuelta al circuito del eliminator que harán los cracks, y reconozco que estuvo bien. Si tienes amigos o familiares esperando, te pueden ver tranquilamente haciendo las últimas curvas y preparar las cámaras para la entrada a meta. Finalizo con 2h10. Muy satisfecho. Acojona ver, que con unos 40 minutos perdidos con el primero, han llegado a entrar 300 bikers delante de mí. Que nivel Maribel!!!!

Marco llega 15 minutos detrás, y Jose no mucho más. Somos finishers!!! Alvaro y Vito también lo consiguen. Nos despedimos y vamos a Sant Feliu a celebrarlo. Ha sido una experiencia brutal. Las etapas han sido muy bonitas. El único pero que les puedo poner, es la gran cantidad de mierda que vimos durante los 3 días. Entiendo que los Pro van tan a saco que se les puede caer, pero tal cantidad de envoltorios de geles y demás cosas, no son solo por eso. Que son muy buenos corriendo, cierto, pero que también son bastante guarros e incívicos, también.
A descansar que viene la NBR.

dijous, 2 d’abril de 2015

Ultramaraton de LLeida 2015 by Sergio



Ultramaratón de Lleida

La primera de la temporada.  No tenía previsto participar en esta ultra, ya que estaba colocada en el calendario para el 7 de febrero, pero la meteorología hizo que se tuviese que retrasar, y la colocaron a finales de marzo, perfecto para ver como estamos de  cara a los próximos retos. Y nos apuntamos. 
El viernes antes de la prueba nos juntamos los 6 kamikaces que participábamos, y nos fuimos a Lleida a pasar allí la noche. Fue una buena elección, ya que pudimos descansar algo más. A las 6  de la mañana nos levantamos para ir a recoger los dorsales, pasando primero por los coches para pillar las bicis, que estaban dentro. Los coches, en un parking cerrado por las noches. Después nos fuimos a almorzar, y con la tontería, llegamos a la salida a las 7:45, y éramos los últimos jajajajaja.

Saludos, fotos, y listos. A priori, la intención es la de hacer la salida en grupo, y cuando dan la salida, nos mantenemos unidos. Juanjo rompe el ritmo tranquilo con el que salimos, y en la zona de río nos pone las pilas. Vamos adelantando, veremos cuanto aguantamos.  El falso llano se alarga bastante, y no somos capaces de aflojar el ritmo, pese a que ya nos hemos situado bastante bien en la carrera. Oscar sigue empujando fuerte, y yo le sigo, intentando frenarle y que se deje llevar por los demás, pero sigue tirando. Marco se ha quedado, creemos que va con Fran del komando Somontano.  Con el veneno de Juanjo en las venas, y con Oscar tirando, hacemos la primera parte a fuego, donde en un pequeño descuido Toño pierde rueda, y viene con el siguiente grupete.
Llegado el primer avituallamiento, Oscar decide no parar, y nosotros paramos a esperar a Toño. No tarda mucho en llegar, y aprovechamos para comer algo, y quitarnos manguitos y chalecos, menuda calor. El viento, que al principio era de cara, nos empujó un buen ratito.
La parte intermedia de la prueba tenía la gran parte de los metros de desnivel, y nos hizo aflojar un poco para ir regulando. Pero en cuanto aflojabas un poco, zas!! nos adelantaban por todos lados, y como las subidas no eran muy largas, rápidamente se volvía a tirar fuerte.  Nos manteníamos juntos Toño, Ricard, Juanjo y yo, disfrutando de algunos senderos, que sin tener mucha dificultad técnica, eran largos de narices. Camino del segundo avituallamiento nos damos cuenta que hemos perdido a Juanjo. Sabiendo que no debe estar muy lejos, aflojamos para que recupere terreno, pero no llega. Mirando, vemos que el avituallamiento está muy cerca, y decidimos ir hasta allí y esperar. Mientras esperamos, llega Marco, que nos informa que Juanjo ha rajado la cubierta y está intentando seguir con cámara.
Junto con Marco, proseguimos la marcha. Vamos muy bien juntos, aunque Marco se nos va quedando en algunos repechos, aún así aguanta bien el tipo. Toño ha superado el bache inicial y se encuentra delante tirando conmigo. Este tramo hasta el tercer avituallamiento se me pasa volando, disfrutando de largos senderos, subidas cortas pera algo más intensas, y falsos llanos.
Llegados al 3er avituallamiento, nos pasan juntas la primera y segunda clasificadas. Cuando salimos, nos preguntamos si seremos capaces de alcanzarlas, se les veía muy bien. Vamos tirando, y en otro de esos senderos kilométricos les damos alcance, y nos ponemos detrás, no queremos molestar en la lucha entre ellas. Saliendo del sendero, la primera impone un buen ritmo de subida, consiguiendo una buena distancia entre ellas. También vemos que lleva un buen gregario, que le ayuda a tirar en estas zonas más favorables. En una de las cortas subidas que quedan, Ricard sufre unas rampas y paramos para que estire. A mi tampoco me fue mal, ya que comenzaba a tener unas pequeñas molestias en el isquio izquierdo. Mientras se recupera, nos pasa la segunda chica, Laura, a la que pillamos un poco más adelante por problemas en el gps. Es ahí donde, a falta de 30 kms para meta, comienza una nueva carrera para nosotros. Decidimos ayudar a Laura a guiarla hasta meta, y de paso, intentar reducir distancia con la primera. 

Toño, que se encuentra fantásticamente, coge los galones, y se pone a tirar del grupo. Yo voy detrás ayudando y haciendo algún relevo. Aquí ya tenemos el viento en contra, lo que dificulta algo más la misión. Laura se mantiene siempre detrás, vigilada por Ricard y Marco. Van cayendo los kms, y van cayendo rivales. Cada vez que vemos a lo lejos un grupito, nos venimos arriba, y Laura también jejejeje, y apretamos más para pillarlos. A esto, la mayoría de bikers que vamos pillando se unen al grupo, y se dejan llevar por Toño y por mi. En algún momento casi somos 15 corredores.
Y es ahí  cuando sufro mis calambres. Me voy al final del pelotón para dejarme llevar y recuperar la pierna. En unos minutos consigo liberar de presión el isquio, y me noto bien otra vez, y vuelvo a la cabeza del grupo para ayudar a Toño. El ritmo es bastante bueno, pero nos sorprende no ver a lo lejos a la primera clasificada.
A falta de 9 kms, y en un pequeño descontrol siguiendo el camino, Laura se viene arriba, y aviva el ritmo. Nosotros nos damos cuenta que hemos perdido a Marco, y no se le ve a lo lejos. Y sin pensarlo nos vamos detrás de Laura para ayudarla en ese sprint final. Rompemos el grupo, y solo quedamos 5, Toño, Ricard, Laura, yo y otro chico. 9 kms tirando que por desgracia no tuvieron fruto, y no dimos alcance a la otra chica. Entramos en meta, y celebramos con Laura su segunda posición.
Allí vimos a Oscar, que había hecho un carrerón, llegando 2 minutos antes, pero habiendo tenido que pasar por una ambulancia de la organización para curarse de una caída. Vaya fenómeno.
Mientras recogemos nuestros maillots y pillamos comida, llega Marco. Lo ha hecho muy bien, pero sufrió una pequeña pájara lo que le hizo perder nuestra rueda, y con eso unos cuantos minutos.
Mientras comemos, recibimos noticias de Juanjo, que está intentando acabar. Y no pasó mucho tiempo cuando le vemos llegar. Vaya crack. Al final acabamos los 6, no está mal. Tras reponer fuerzas, nos fuimos a duchar, y luego, a tomar unas cervecitas para celebrarlo.
Y así termina la primera. Vendrán más jejejejeje.

diumenge, 8 de febrer de 2015

MAS RESPETO

Navegando por los entresijos de la Red, hemos encontrado un interesante artículo publicado por AKITUBIKE que trata sobre una cuestión verdaderamente interesante: el saludo entre ciclistas. Este vulgar acto, tan sencillo de realizar y sin embargo tan difícil de convertirse en algo recíproco, es un habito habitual en otras comunidades como, por ejemplo, la de los 'moteros', no estando igual de extendido en el mundo del ciclismo. La cuestión es... ¿Por qué?
http://www.todomountainbike.es/images/articles/2015/el-saludo-entre-ciclistas.jpgLos ciclistas, ya seamos de asfalto o amantes de las piedras, el barro y las raíces, compartimos una misma pasión en común: las bicicletas y el afán de superación a base de ejercicio físico duro e intenso. También compartimos una vestimenta característica y muy distinguible, todos equipados con prendas estrechas de lycra y coronados con una especie de hongo de espuma que cumple la obligada función de proteger nuestra cabeza de cualquier posible peligro. Y por supuesto, compartimos los mismos problemas y peligros, tales como los vehículos que no respetan el metro y medio de seguridad al adelantarnos o la posibilidad de sufrir un accidente ante cualquier obstáculo imprevisto en el camino.
Tal y como pudimos leer en su día en la carta abierta a un ciclista escrita por Alicia  de la comunidad  Rodadas,  el mundo del ciclismo, igual que sucede en otros aspectos de la vida, está repleto de individuos que olvidan lo más básico de todo: un ciclista es todo aquel que rueda sobre una bicicleta; sin importar marca o modelo de bicicleta, indumentaria utilizada, disciplina practicada, género o condición. Ya seamos profesionales de la competición o sólo principiantes que comienzan a pedalear, el respeto y la humildad hacia cualquier otro/a ciclista es una de las cosas fundamentales que siempre debe prevalecer.
El ciclismo es sinónimo de deporte, de amistad, de salud, de salidas en grupo y de compañerismo. Es una verdadera comunidad a la cual cientos de personas se suman cada día para disfrutar de las bicicletas y de la naturaleza; quizá con distintos objetivos (divertirse, desplazarse, perder peso, entrenar, etc) pero, al fin y al cabo, compartiendo una misma pasión. Un ciclista en chándal con una bicicleta de paseo circulando por una carretera se expone a los mismos peligros que un ciclista equipado con la mejor ropa y la bicicleta más cara. Pero además de esos posibles peligros, el ciclista en chándal quizá se esfuerza mucho más que otros ciclistas mejor equipados, y sólo por eso se merece nuestro más sincero respeto.
¿Quién no se ha cruzado alguna vez con otro ciclista y no ha saludado? ¿Quién saluda a otro ciclista y, sin embargo, no recibe respuesta alguna? Todos los que rodamos en bicicleta somos ciclistas, sin importar marcas ni equipo empleado, y formamos parte de una bonita comunidad que cientos de miles de personas comparten en todo el mundo. Saludar a otro ciclista (sea del tipo que sea) no es un gesto obligado, pero tampoco es una gran molestia. Un simple gesto con la cabeza, o levantar los dedos del manillar, o decir 'Buenos días' o 'Buenas tardes', es suficiente para mostrar nuestro respeto a otros ciclistas y demostrar que estamos orgullosos/as de pertenecer (y de que otros pertenezcan) al fantástico mundo de los pedales.


dimecres, 28 de gener de 2015

5 Pics de Begues

Pues ya comenzó la temporada, gracias a esa calçotada típica del club. Pero también han comenzado las cursas, y aquí tenemos un ejemplo. Nuestro compañero Miquel Pericás estuvo en la 5 Pics de  Begues, y nos cuenta su experiencia:



 Mis “5 Pics de Begues”, la primera de la temporada “a la saca”.
Hola a todos, voy hacer una crónica de mi participación en dicha marcha, en dos partes, 1º el desarrollo en si de la prueba con mis resultados y 2º una exposición desde mi visión personal de marchas como esta.
Llegue a la fecha de la prueba con ganas y emoción al ser la 1ª después del parón invernal, y con esta última semana habiendo pasado un periodo de una infección que ha sido más molesta que importante, pero que me desbarato un poco el día a día.
Previamente en otro día, yo ya había hecho casi todo el recorrido nuevo, pues a los inscritos nos habían enviado el trac para poderlo reconocer si queríamos, el año pasado, ya nos dijeron que para esta edición el recorrido sería algo más duro y así ha sido, más km, pues el año pasado no llegaban a los 50, bastantes más senderos y recortando km de pistas (como debe ser) y con una subida al último pico de “traca y oreja” que hizo verdaderos estragos entre el personal como muestran los tiempos, todo ello hacia que el recorrido de este año fuese más lento en general, solo 20 bikers bajaron de las 3h de 450 inscritos.
En la salida me posicione entre medio del pelotón, pues yo miro de ser respetuoso y sé que no puedo ponerme muy adelante por mis prestaciones y aunque antes si lo hacía, ahora no debo hacerlo, pero eso mismo me llevo a comerme el tapón de turno en el primer senderito que tomábamos después de unos breves km de salida, perdiendo un tiempo largo y precioso pues estuvimos parados minutos y minutos, frustrante.
Después ya se aclaro la montonera y al empezar la 1ª subida, cada uno ya se pone en su sitio, el resto me fue bien, en los senderos fui rapidito, y lo mejor, haciendo km y km sin parar, regulando en las largas subidas y alimentándome incluso en marcha, solo pare 2 veces, en los 2 avituallamientos para cargar agua y comida en el mallot y a seguir de un salto.
Todo lo demás me funciono muy bien, acerté con la equipación para no sudar mucho pues te deshidratas rápido y no pasar frio, la bici fenomenal rígida e imperturbable sin ningún fallo, los neumáticos perfectos con el compromiso de adherencia necesaria y facilidad de rodar para hacer km, y sin dudar, mi gran avance para no fundirme con el paso de los km esta en el desarrollo, fenomenal, el hacer cuentas en las desmultiplicaciones no miente y así se certifica las probarlo.
Al final, termine en la posición 116 en la general de 411 clasificados, de 450 inscritos, el 12 en M50 de 41clasificados pues no había mi categoría independiente, con un tiempo de 3´49 h, técnicamente el 1º de los M60 pues éramos varios, al teórico 2º le saque 1h de tiempo.
He disfrutado, he terminado apretando y muy entero, no tenía necesidad de parar y no me habría importado hacer más km, terminar así es estupendo para tener más ganas de ir en bici.
La organización es espectacular, realmente lo hacen muy bien, en muy poco tiempo han conseguido una prueba que tiene mucha calidad, muy bien marcada, avituallamientos con todo, líquidos con sales, barritas, dulces, salados, en la llegada parking vigilado para las bicis, sorteo de regalos, pódiums varios, butifarra de rigor, birras, colas y bebida a gogo, etc etc, una bolsa de regalo para cada uno con unas cuantas cositas dentro, un maillot de la marcha y el dorsal con chip personalizado, mucho mejor que todas las marchas que se hacen por este entorno nuestro, para mí los 27 € de la inscripción están más que recompensados.
Hasta aquí el relato digamos, correcto.


Otra cosa es como afronto la mayoría de gente esta marcha, que expongo mi opinión personal, en la cual se puede estar de acuerdo o no, pero es mi punto de vista.

No es ninguna novedad mía el que no me gustan las marchas populares, ya hace años que deje de asistir a ellas, para mi, 500 ciclistas que son 1000 ruedas pisando un sendero no me encaja y 1000 ciclistas o más ya ni lo cuento, pero respeto totalmente a todo el mundo que participa en cualquier evento deportivo. Yo como ya explique una vez, prefiero acudir a prueba más competitivas con menos participantes y aunque termine “el porras”, allí todos sabemos a lo que vamos, afrontando las dificultades de la forma más ágil posible, sin hacer trampas y procurando fastidiar lo mínimo a los de detrás de ti, pues todos nos esforzamos lo máximo.
Hay mucha peña que participa en marchas que se hace trampas al solitario, que cuando les interesa resulta “que no van de carreras”, pero después recortan los recorridos para ganar tiempo, se saltan pasos difíciles con aquello de “es que no me quiero caer”, asumiendo menos riesgos de problemas (pinchazos, averias) que el que los hace entero, pero al final, llegada a muerte y a lucir rápidamente del tiempo final delante de los amiguetes. Todo está aceptable (para mi no) si es lo que quieren, pero siempre que no jodan a los que si lo quieren hacer bien, como paso aquí.
Yo, ya en la salida no me lo podía creer, detrás del 1er cuarto de pelotón que salió “por faena”, la peña casi salía andando, supongo que por asegurarse de que marcase el chip del dorsal, pero, ¿cómo se puede salir andando? ¡ por dios!, al atravesar la Rambla de Begues e ir por la calle Mayor, la mayoría rodando con plato mediano y piñones intermedios donde es totalmente plano ¡por favor!, eso se calienta antes, se puede suponer la lentitud de la larga cola con este planteamiento, yo y otros, arrancamos por los laterales adelantando a muchísima peña en esa parte, después en el tapón por el primer senderito, gran pérdida de tiempo por 4 piedras de mi…., que si no sabes pasarlas, salta de la bici y pasa corriendo ¡hombre¡ que hay un montón de peña detrás y no jo…, yo ya estaba medio histérico de ver esto y sufrirlo, no voy a lamentarme para nada de donde podría haber terminado sin esto, las pruebas son para todos y hay que espabilarse, pero lo que no acepto en absoluto es que, un grupo muy numeroso de “ deportistas ciclistas” entre 30-40, saltaron del camino para tomar la pista que llevaba al final del sendero, adelantándonos a todos los que estábamos atascados, pero ¡cómo se puede ser tan rastrero!, ¿no quedamos que no van de carreras? es que se creen más listos y ¿qué no sabemos los demás los atajos?, ¡pues claro, que los sabemos!, pero yo no me engaño a mí mismo, pues aquí te dan lo mismo al 2º que al 400, pero claro, hay que vacilar delante de los coleguitas de turno, de que has llegado antes.
Al llegar a la 1ª bajada trialera seria, igual, con peña parados en ¡el mismo borde de las rocas! mirando haber como se pasa, ¡por favor¡ pero ¡apártate merluzo¡, porque hoy no toca estar mirando cómo se hace, para esto está la salida Dominical, para entrenarlo y aprender, pero si nunca te lo planteas y en vez de aumentar la experiencia, aumentas el tamaño del bocata, pues ¿Qué haces aquí en medio? al menos apártate y respeta a los que van esforzándose montados en la bici.
 Lo que tampoco acepto son los sin dorsales, aquí habían muchos y rodaban entre medio, a mi ya no me toco pues estaban por detrás mío, pero no está nada bien. Sé que alguno bueno se quedo sin dorsal antes de tiempo, pero muchos van de listos para ahorrarse los 27 € de la inscripción de una prueba que se hace una vez al año, dinero que se gastaran en medio mes de almuerzos ciclistas, sin comprender que cuesta mucho dinero y esfuerzos organizar una prueba para que nosotros nos podamos divertir andando en bici, y si no colaboramos entre todos, las pruebas se acaban y todos “pa casa”, eso es comida para hoy y hambre para mañana.
Pero además muchos de estos, con dorsal o no, ni estaban preparados para esta prueba ni con la idea clara de cómo afrontarlo, dicho evento se ha realizado el 25/1/15, eso quiere decir que hace solo 4 semanas atrás, se estaba en la plena anarquía Navideña, y hace solo 20 días atrás que estábamos con el Tortell de Reis, con lo cual si no tuviste previsión, aquí llegas como se veía en muchos, en mal estado de forma física y corporal, bicis no muy bien cuidadas, algunos con “cala pies”, etc., resultado, sobre el km 30-32, ya había peña con rampas en las piernas, y todavía quedaba la subida más larga y dura, y en la llegada, alguno se sentaba en el suelo totalmente enrampado.
En mi opinión la mayoría estaba más por hacer un recorrido normalito de 30-35 km y 800-900 m+, y no lo 50 km, 1400 m+ en esa zona que es muy dura de pedalear, pero claro casi nadie quiere aceptar su realidad y después se encuentra con el resultado.

En el caso de muchos de los sin dorsales, tampoco pretendían acabar el recorrido entero pero al rodar entre medio de los otros, hacen perder más tiempo en general, y para avalar lo que digo, aquí van unos cuantos números que son totalmente objetivos y que cada uno saque sus conclusiones.
20   clasificados entre  2´30 y 3 h. de 20 a 16 km de media
121                               3   y  4 h. de 16 a 12 km de media, aquí estoy yo incluido
162                               4   y  5 h. de 12 a 10 km de media
99                                 5   y  6 h. de 9 a 8 km de media, eso es casi ir a ritmo de andando rápido
10                             más de  6 h.  a 8 km de media.
271 clasificados que prácticamente duplican y más el tiempo razonable.
Acompaño la crónica con unas foticos.
Atención a la de entrada en meta del que entra delante mío, es por aquello de  “si no queremos ir de carreras”, pues seria porque venía el “abuelete” detrás pisándole los talones desde hacía un rato.
Bueno un saludo majetes y hasta otra.