dilluns, 11 de juny de 2012

TRANSCATALUNYA 2012


Ha llegado el fin de semana más importante de la temporada. El reto de ir desde la Molina hasta Barcelona está aquí, ya no hay tiempo para entrenar más. Si lo hemos hecho bien lo veremos en las próximas horas. La aventura comienza el viernes, donde, en una cena improvisada, mi mujer y unos grandes amigos me obsequian con un casco nuevo y unas gafas nuevas. Que bonito, voy de estreno para el reto. A punto de cumplir 36 años estas cosas siguen llegándome. He descubierto, que ese mismo viernes era el cumpleaños de Manuel Jiménez, pronto sabréis quien es, y le felicito desde aquí.
Sabiendo que el sábado no dormiríamos mucho, me acuesto pronto para ir lo más descansado posible. Imagino que mis compañeros de ruta hacen lo mismo.
El sábado nos vamos para Barna, hay algo de nervios, pero se van calmando mientras vamos comentando cosillas junto a Marco y Sergio. El viaje se hace tranquilo y llegamos sin problemas. Retiramos las bicis y cada uno a su albergue para dejar las cosas, y bajar rápidamente a comer. Sergio está en otro albergue, donde ya mantiene un pequeño contacto con otros 2 bikers, Marc Brotos y Manuel Jiménez. Bajamos a comer. El bar el Brezo se esta viendo superado por la afluencia de bikers, y en un momento de despiste, vemos una mesa de 6 personas vacía, y les pedimos a Marc y Manu si no les importa compartir mesa, ya que ellos tienen preferencia. No hay problema, y los 5 nos disponemos a comer. Comienza una buena unión que nos llevará hasta Barcelona. Juntos disfrutamos de la comida, con chupitos de orujo incluidos. De la tarde relajados en un parquecito delante del albergue donde se hará el Brefing, del mismo Brefing hasta que nos despedimos para cenar y vernos a las 5 de la mañana en el punto de salida. Mientras ellos 3 disfrutan de una habitación individual, Marco y yo compartimos habitación con otros 2 bikers, pero con los que no llegamos a tener “feeling”.
En la cena no perdemos la oportunidad de ponernos hasta arriba de comida, hasta el punto de notarnos super inflados. Vamos a la habitación, últimos preparativos, y bajo para fumar el último cigarrito del día mientras hacemos las llamadas correspondientes a las parejas. Son las 10 de la noche y estoy en la cama, no me lo puedo creer.
A las 3h 30 suena el despertador, y Marco y yo nos ponemos en marcha. Hay mucha tranquilidad en el albergue. En poco tiempo estamos listos, bajamos al desayuno siendo los primeros en dejar los macutos en el camión que los bajará a Barcelona. Desayunamos, un cigarrito mientras firmamos en las listas de salida, donde se me acerca un biker y asustado me comenta “que haces fumando??” a lo que respondo con “es para los nervios” y acto seguido decide acompañarme él con otro cigarro. Recogemos las bicis montando los aparatejos, cuenta km, gps, bidones.
Ya fuera, nos juntamos con Sergio, Manuel y Marc y nos situamos en la salida. Con 346 bikers apuntados, es indiferente la colocación en ese punto. Últimos ajustes del gps, una foto y nos ponemos en marcha.
                                              
Quitando el grupo de Pros, el resto del pelotón es bastante consciente del reto que tienen delante y salimos muy tranquilos, disfrutando de la visibilidad de las luces que llevamos y esperando el km 8 donde comienza lo duro. Llegado este km, ya comienza a amanecer, y se puede observar a los primeros en pisar suelo ante la dureza de la subida. Nosotros vamos poco a poco pero conseguimos subir todos estos primeros repechos, donde se alcanza un 20% de desnivel en algún tramo. Marco lo tiene claro, y hay que reservar todo lo que pueda, y deja un pequeño espacio con nosotros. Hay que llegar al km 16 donde coronaremos Coll de Pal y allí nos volvemos a juntar. Arriba hace fresco, y los primeros kms de bajada por la carretera me dejan congelado, más aún siendo el punto de la ruta donde alcanzamos la velocidad punta más alta, 62´5 casi sin pestañear.
Tenemos por delante casi 14 kms de bajada y entramos en una pista con muchas piedras. Aquí el grupo se divide en 2, por un lado los saltapiedras, aquellos que vamos con bicis dobles, y los carbonos, que son los que van con rígidas de carbono, que sufren más bajando por esta zona más técnica. Aún así, la dureza de la pista nos pasa factura a todos, haciendo una parada para descansar esas manos doloridas del frío y frenar. Llegamos al primer punto de control que nos da un respiro y cargamos pilas. Primer punto conflictivo de la ruta pasado, vamos a por el segundo. Toca subir la Serra del Catllarás. Comenzamos con una ligera subida por carretera donde algunos grupos de bikers nos adelantan como si quisieran picarnos, pero les dejamos tirar, esto es muy largo y la montaña pone a cada uno en su sitio. A partir del km 33 comienza la verdadera subida de la serra, ya por pista ancha, que durará aproximadamente unos 11km con pendientes del 8/9. No son duras, pero al ser constantes y sin apenas descanso, va haciendo mella en los participantes. Ahí observamos que somos un grupo más subidor que bajador, y vamos adelantando posiciones, entre ellos los picaos de la carretera, que no volveremos a ver nunca más. Marc y yo tenemos buenas sensaciones, y coronamos el primer pico en solitario. Esperamos al grupo, que no tarda mucho y vamos a por el segundo, 3 kms de bajada y 3 más de subida. Llega el km 50, donde sabemos que comienza una larga bajada y donde esperábamos que estuviera el segundo punto de control. Error. En una parada para reagruparnos decido mirar los apuntes, y descubro que ese punto de control esta en km 56. Venga chicos, esta cerca y bajando. Marc nos comenta que en la pistola de códigos, puedes observar la posición en la que estás en ese momento, y aunque alguno prefiere no saberlo, yo si que quiero. Estamos entre el 145 y el 150. No está mal. Veremos si somos capaces de mantenernos en la mitad arriba de la tabla o bajamos a la otra mitad (a partir del 170).
Llega la parte más fácil de la ruta, con más de 30 km. de bajada, solo interrumpidos por algún repecho de poca entidad. Ya no vamos a cometer el error de no saber cual es el km exacto del siguiente control. Ojeamos las notas, km 84, a disfrutar. La primera parte transcurre por una zona de pista que nos obliga a cruzar el cauce de un río varias veces. La primera vez, nos encontramos con 3 bikers cruzando por unas piedras, pero a mi no me daban confianza, y a Marc tampoco, y decidimos cruzarlo subidos en la bici, mojándonos un poco los pies. Marc salva la caída, ya que elige la peor salida del agua, mientras que yo viendo sus problemas, consigo salir por el lado bueno. El resto, utilizan la excusa de no mojarse y cruzan por las piedras. Pero algo más abajo, el tramo de río es mucho más ancho. Manu sigue sin querer mojarse, pero nos ofrece grabar en vídeo nuestro paso por el agua, y allá que vamos. Esperamos a que llegue al otro lado por las piedras, y coja el móvil para grabar cuando llega un grupo de bikers que too locos se meten en el agua. Yo no pierdo tiempo y me lanzo. Que pasada, esta vez hay que dar pedales y fuerte, ya que hay muchas piedras dentro y en cualquier momento te puedes quedar clavado y pegarte un baño. Pasamos todos, alguno con mas problemas, pero pasamos. Como seguimos bajando, los pies no tardan mucho en secarse, aun pasando alguna vez que otra el cauce, mucho más fácil que antes. Por fin llegamos a un tramo de carretera, donde suspiramos, un poco cansado de tanta pista pedregosa que maltrata nuestros riñones. A buen ritmo, bajamos hacía el control 3, donde disfrutaremos de la comida, viendo como algunos grupos vienen a todo trapo, y afirmamos que estos lo pagarán más tarde.Paramos a comer en Sta. Maria de Merlès. Un plato de ensalada de pasta, una butifarra y macedonia de fruta, unos mensajes a la familia, un cigarrito y reemprendemos. 
El siguiente punto de control está en el km 106. Vamos bien, y esta zona no es muy dura, con algún repecho, pero vamos viendo que a Manu le comienzan a faltar las fuerzas. El hombre del mazo le ha cogido la rueda y quiere quitarle las pegatinas. Bajamos ritmo y entre todos comenzamos a cuidarle. Ahora mismo lo más importante es su cabeza, que tiene que ser optimista, y su alimentación. Nuestras conversaciones están monopolizadas por su estado. Poco a poco caen los kms llegando al PC 4 en la posición 160. Se masca la tragedia. Casi obligamos a Manu a comer hasta reventar, pero él se ve bien en ese sentido. Los demás andamos bien. Analizamos el siguiente tramo, donde hay 4 repechos hasta el km 128. Nos ponemos en marcha y poco a poco observamos que lo pero para Manu ha pasado, pero tenemos que cuidarlo, una recaída puede ser demoledora. A grupo, vamos tirando y volvemos a coger confianza. A falta de unos 6 km del PC5, Marc y yo nos lanzamos con un ritmo más fuerte y descubrimos que no muy por delante nuestro están varios de los grupos que nos adelantaron en la carretera antes de comer, pasándolas canutas. Admito que aquí nos vacilamos un poco, demnostrando nuestras buenas sensaciones les arrancamos las pegatinas sin casi vernos. Y para nuestra sorpresa, llegamos situados en la posición 137, vaya tirón. Llega algo más rezagado Sergio, luego Marco que se había equivocado en un cruce, y Manu, que aguanta como un jabato. Bien alimentados, aviso del reto que viene por delante. En el km 131 hay una buena subida de casi medio km con porcentajes del 21%, de la cual nos habían alertado en el brefing de que muy pocos conseguirían subirla sin poner pie a tierra. Aquí sale a relucir mi vena competitiva, y tras 3 kms en grupo, llegamos al reto. Lo primero que observamos es que todos los que van por delante suben andando, nadie montado, y que solo verla ya acojona. Marc empieza primero, yo le sigo. Sergio también lo intenta, mientras que Marco decide acompañara a Manu a pie, mejor no intentarlo. A medida que vamos subiendo, se van apartando los que van andando, y comienzan a animar. Eso da todavía más moral. Cuando parece que termina y lo comenzamos a celebrar nos damos cuenta que en una curva vuelve el calvario. No cejamos en el empeño, y aunque al final se hace eterna, conseguimos llegar arriba del tirón, celebrando nuestra pequeña/gran victoria. Una vez estamos todos, disfrutamos de una pequeña bajada que nos lleva a la entrada del Parque Natural de Sant llorenç, donde tenemos 8 kms de subida. Por suerte, las nubes nos dan un descanso de sol y subimos a ritmo, siempre vigilando a Manu, que se ha recuperado bastante. Aquí nos vamos cruzando siempre con los mismos bikers, un grupo de 3 que van de verde, que también llevan a uno de sus componentes tocado, y un par más que tienen problemas con el roadbook. Coronando hay que tener cuidado con un desvío, ya que el dueño de esos campos tiene muy mala leche y no quiere que pasemos por al lado de su casa. Acertamos en el cruce y bajamos hacía el PC6 en el km 152. Prácticamente lo más duro esta hecho. En el PC6 echamos cuentas del tiempo para llegar y es el momento de avisar a la familia para que vayan a buscarnos a la meta. Son las 16h 30.                                                                     
Un biker nos comunica que en una 1h 30 llegamos a meta, pero que quedan unos 3 km. de sube-baja que pueden hacer mella. Tiramos, y descubrimos que de 3 nada, son casi 6, pero cuando coronemos ya será todo bajada. El punto del cambio es el desvío hacía el Puig de la Creu, y allí sentimos alivio. Bajando nos juntamos un grupo de 10/12 bikers a buen ritmo. El PC7 está en el km 166. Unos refrigerios, y sin mucho descanso, a por el tramo final cronometrado. Volvemos a ser un buen pelotón. 16 km. donde vamos a echar el resto. Poco a poco Marc y yo vamos subiendo el ritmo, y a la altura de Sabadell ya solo somos 5. Marco y Manu se han quedado rezagados. Nuestros nuevos compañeros sufren un pinchazo cada uno, y quedamos Marc, Sergio y yo en solitario para hacer los últimos 6/7 kms a piñón, o mejor dicho, a plato jejejejeje. Con algún relevo, es al final Marc quien marca un ritmo de vértigo que hace que adelantemos algún biker más. Y al llegar a meta, con 12h 50 vemos que nuestra posición es la 132, 133 y 134. 2 minutos más tarde llegan Manu y Marco, y se desata la euforia. 

 
Coca-cola, fotos, coca-cola, abrazos, felicitaciones, coca-cola. Tras 10 minutos, nos disponemos a hacer los 18 km. que nos separan del forum, y hacer la entrada triunfal. Ya más relajados, ponemos ritmito, pasamos el paseo del Besós, entramos en Barcelona, y divisamos el pabellón de la Mar Bella. Ya está!!!! Una rampita y posicionados para la foto, todo entre vitores de nuestros familiares y amigos. Que sensación más agradable.                                                                    Besos, saludos, felicitaciones, fotos. Cumplimos con todo el protocolo y llegan las despedidas, muy emotivas.                                                                                                                                         Y se acabó. Cada uno coge camino a casa para descansar y saborear este gran éxito. Ya solo me queda felicitar a mis compañeros de ruta. Hemos conseguido una gran comunión, y eso no se olvida. Espero veros en otra, sois fantásticos.

                                               
        











      Crónica por Sergio Cervera. 

dijous, 7 de juny de 2012

Nocturna 2012


Viernes 1 de Junio de 2012, son las 20.00 h. y empiezan a llegar los participantes de la VII Nocturna de Sprint Bike. Varios integrantes del club se han encargado de tener todo listo, reparto de dorsales, preparar diversas bebidas para que estén bien fresquitas y poder tomar un refrigerio antes de emprender la marcha. Sobre las 20.30 h. todos están en el lugar de salida, esta edición ha contado con 84 participantes. Después de hacer la foto que inmortalizará el momento nos disponemos a emprender la marcha. Como tenemos que circular por varias calles antes de entrar en la montaña, nos encargamos de ir situando alguien en cada cruce con el fin de que todo transcurra sin ningún percance. Después de callejear un poco por el pueblo entramos en la montaña hacia La Salut donde cogemos el camino de La Riera, llegamos hasta Can Ferriol para girar a la derecha dirección La Torre del Bisbe desde allí seguimos hasta Sta. Margarida para iniciar el ascenso a La Larga, el ritmo es el adecuado para ir intercambiando impresiones i vivencias, todas ellas relacionadas con este fantástico deporte después de un buen rato llegamos todos arriba El Coll de les Torres, giramos a la izquierda y por carretera seguimos subiendo hasta Mas Pins aquí giramos a la derecha hacia Can Pascual, aquí todos llevaban sus fantásticas  luces encendidas y la verdad es que 84 bicis con sus luces una detrás de otra impresiona, sobre todo a los vehículos que se cruzaban con nosotros, mas de uno debería pensar que no estábamos muy bien de la cabeza, pero seguro que el que lo pensase no se ha montado en una bici con unos amigos. Seguimos dirección la explanada de Can Cuiàs y desde aquí por el camino hacia St. Pere Martir, yo que iba de los últimos en este momento se veía toda la pista de bajada hacia la Plaza Mireia llena de luces rojas formando una hilera que mas de uno no habíamos visto nunca, llegamos a la plaza y cogemos a la derecha la pista de La Font de la Beca que tras la bajada llegamos al polideportivo de Sant Just siguiendo por el polígono hasta llegar al camino de Can Gelabert, cogiendo luego el camino que lleva a La Salut lugar donde llegamos sobre las 23.00 H. Al llegar nos esperaban unas mesas debidamente preparadas para dar buena cuenta de esos platos en los que todos pensábamos cuando iniciamos la marcha. Entre comentarios y risas fuimos vaciando todo lo que llagaba a nuestro alcance, empezando por esas jarras de vino y cerveza siguiendo por los platos debidamente compuestos por esa butifarra, mongetes, cançalada y patatas acompañado de su correspondiente pan tostado. Tardamos poco en dejar jarras y platos vacios para pasar a los cafés, es en este momento cuando Juan, Marco y Sergio se disponen a entregar la camiseta de recuerdo para todos los participantes y proceder a realizar el sorteo de diversos productos que colaboradores entregaron para tal fin, el numero de dorsal era el que servía para el sorteo. Una vez terminada la entrega de los regalos a los afortunados se dio por terminada la salida, cada uno empieza a buscar su bici, tarea nada fácil ya que el numero era considerable y los efectos de la cerveza y el vino no ayudaban demasiado, jejejejejejejeje…….. Empezamos a despedirnos de todos, compañeros habituales y muchos que nos conocimos ese día. Así terminó  otra edición de La Nocturna Sprint Bike, esperando que el próximo año vuelva a repetirse y poder juntar a un grupo de gente que le gusta disfrutar de la bici rodeado de buenos compañeros. Muchas gracias a todos los participantes, colaboradores y en especial a Juan encargado de organizar estos ¨saraos¨ que tanto nos gustan. Un saludo.

dissabte, 2 de juny de 2012

NOCTURNA 2012

Se me ponen los pelos de punta!! Hoy seré yo el que haga una crónica de esta maravillosa salida nocturna de anoche. Lo que si quiero hacer ahora es daos las gracias a todos por honrarme con vuestra presencia a todos aquellos que habéis asistido a esta salida de convivencia y compañerismo. También quiero alabar la persona de todos y cada uno de los compañer@s y amig@s del club ciclista Sprint Bike, por sorprenderme cada día que pasa por su humildad, atención, esfuerzo, simpatía y cariño con la se relacionan con sus semejantes. Gracias de corazón por haber hecho posible que la nocturna de este año 2012 haya sido un éxito, por los que marcaban la ruta, por los que esperaban al último animándole, por los que detenían su marcha indicando el peligro de una cadena, por los que paraban a ayudar a un compañero que había sufrido un pinchazo, estoy sumamente contento. Gracias a los esponsors, llamémoslo así mismo, que están detrás de nuestras camisetas por su colaboración con esfuerzo en estos momentos tan difíciles.
Gracias a la Masia de la Salut por tratarnos tan bien y servirnos tan buena cena.
Os invito a todos el año que viene a la VIII Nocturna de Sprint Bike y que sea si cabe mejor que la de este año.
Mil gracias de corazón y como no MOLTA BICIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!