dijous, 27 d’abril de 2017

FLECHA IBÉRICA 2017

Objetivo: Probar una experiencia nueva en equipo y ya de paso obtener un requisito más de cara al Randonneur 5000.

Equipo: El capitán y también cansino histórico, Miguel Ángel. Después de un año de parón obligado por una doble lesión de rodilla tras finalizar la Paris Brest 2015, era el primer reto largo o “palomada”, como él le llama, que se planteaba. Jesús Padilla, alias “Pai”, devorakilómetros incombustible y también finisher de la Paris Brest 2015, de las 1001 Miglia y los 1000 del Camino de Santiago. Roser, la falta de riego personificada y la única fémina catalana que participó y terminó la Paris Brest 2015, y participante también en otras brevets de entidad como la Barcelona-Perpignan 2016. Dicen que los tres juntos tenemos el conocimiento justo para pasar el día.

Por desgracia, no hemos podido engañar a nadie más… Nuestro compañero de pedales con ideas de bombero, Dani, está lesionado; y Ferran y Ángel tienen compromisos que no pueden dejar. Al ser en Semana Santa, por un lado está bien, pero por otro, puede pasar esto. Por eso, formamos el equipo con el mínimo permitido de componentes con el riesgo que ello conlleva. Si queremos acabar con éxito, tenemos que llegar todos.

Otro handicap es que no llevamos coche de apoyo, así que debemos ser autosuficientes y llevar todo lo necesario. Por suerte, la organización nos permite enviar una maleta con la ropa de recambio para ducharnos una vez hayamos llegado a nuestro destino… La suerte está echada.

Ruta: Según requisitos, debe tener más de 360 kms con llegada a Yepes (Toledo) Teníamos claro que debían ser menos de 400kms. Strava en mano empezamos a hacer probaturas desde diferentes puntos de partida. La idea inicial era salir desde Valencia, pero finalmente elegimos Zaragoza.

También teníamos que hacer unas paradas obligatorias para sellar la credencial. Elegimos los siguientes puntos y calculamos un horario de llegada aproximado en cada uno de ellos:

- Daroca, km. 80, entre las 12-14h
- Molina de Aragón, km. 140, entre 15-17h
- Villaconejos de Trabaque, km. 230, entre 19-21h
- Tarancón, km. 320, entre 1-4h
- Noblejas, km. 365, a las 7h
- Yepes, km. 390 antes de las 9h

Disponemos de 24 horas como máximo.

Todo esto parece muy estudiado pero, en realidad, no teníamos ni idea de cómo serían las carreteras… ¿Habría mucho tráfico en las nacionales? ¿Nos perderíamos? ¿Serían buenas carreteras o encontraríamos algún camino rural? Este era otro factor más que no podíamos controlar y que, de nuevo, llenaba de interrogantes nuestra aventura.

Experiencia: Partimos el viernes en autobús y antes de lo que pensamos empieza la aventura. Para colocarlas en el maletero tenemos que desmontar la rueda delantera y envolverlas de alguna manera. Utilizamos, como apaño, bolsas de basura industriales y... , para allá que vamos. Una vez en Zaragoza, el hotel escogido está muy cerca de la estación, ya que vamos en bici, claro. Nos da tiempo de comer tranquilamente, instalarnos, echar una siesta e ir al centro en autobús para hacer un poquito de turismo. ¡Hasta tenemos la ocasión de ver una bonita procesión! Cenamos unas pizzas y a dormir prontito, que al día siguiente hay que madrugar.

A la mañana siguiente, nos levantamos y desayunamos como si no hubiera un mañana. Con la barriga llena y todo listo empezamos nuestra ruta. Son las 9, tenemos 24 horas por delante y toda la incertidumbre del mundo.

Primer reto, salir de la ciudad. Al contrario de lo que nos pasa normalmente, que damos más vueltas que una peonza, esta vez nos enfocamos a la dirección correcta a la primera y cogemos la nacional que nos llevará hacia Cariñena y más tarde al primer punto de control. En seguida, vemos que estamos dentro del track y , con alegría y nerviosismo, nos despedimos de la ciudad que tan bien nos acogió ayer.

Tenemos suerte, ya que pronto encontramos un grupo de ciclistas maños que van en la misma dirección. Nos preguntan donde vamos y se sorprenden al escuchar nuestra respuesta. En seguida, todo el grupo se ha enterado y se muestran gratamente dispuestos a ayudarnos. Nos explican que la nacional va paralela a la autovía y que por eso no hay casi vehículos que nos avancen. No dudan en ofrecernos su rueda y  guiarnos en esta primera parte de la ruta, así que los primeros kilómetros se hacen muy amenos y pasan rápido. Finalmente, se despiden de nosotros deseándonos mucha suerte y seguimos solos.



A partir de aquí la ruta sigue en constante ascenso. El paisaje ya empieza a cambiar puesto que estamos subiendo la Meseta.  En seguida, subimos el puerto de Paniza, que con sus 10,7 kms. y una pendiente media de un 3,2%  nos resulta muy llevadero. Coronamos a 938m, foto de rigor y continuamos. Bajamos muy poco para volver a subir y encontrarnos, como quien no quiere la cosa, el cartel de la segunda ascensión del día, el puerto de Huerva a 944m.


Finalmente llegamos a Daroca a las 11.35, 25 minutos antes de lo previsto. Parada rápida en una gasolinera para sellar y comer algo. Los ánimos andan bien y seguimos.

El tercer puerto lo encontramos justo después de salir de Daroca. Es el de Santed, con 10,6 kms. de subida progresiva y constante alrededor del 4% que nos lleva a 1153 metros de altura. Poco antes de coronar y demasiado pronto, tenemos la primera incidencia del día: el porta bultos de tija de Miguel, quizás por el peso de la carga y el traqueteo, se ha bajado de tal manera que roza la rueda trasera y nuestra multiherramientas no nos sirve para solucionar el problema. Suerte que Pai lleva una mochila de tela y podemos meter el portabultos en ella y cargarlo a la espalda, cosa muy incómoda pero que nos permite seguir avanzando hasta el siguiente pueblo en el que pediremos ayuda.

Ya estamos en plena Meseta y el viento empieza a castigar. Viene de costado y nos colocamos haciendo el abanico y dándonos relevos. Los kilómetros pasan irremediablemente más lentos y ante la inmensidad de la planicie entendemos el refrán de ancha es Castilla… ¡Y airosa, también!

Llegamos a un pequeño pueblo llamado La Yunta y al primer hombre que vemos le pedimos ayuda… Él se lamenta por no tener la herramienta que necesitamos pero moviliza a medio pueblo, haciéndose cargo de nuestro problema como si fuera suyo, hasta encontrar quien sí la tiene… Comprobamos con alegría que la esencia de las gentes de los pueblos todavía no se ha perdido… Y que dure muchos años!!! Gracias a su inestimable y anónima ayuda podemos continuar pedaleando con el problema resuelto. Hasta llegar a Molina de Aragón nos espera un constante sube y baja…

Km 140, Molina de Aragón, son las 14.35h. A pesar de la incidencia, seguimos con 25 minutos de adelanto sobre nuestra previsión. Sellamos de nuevo en una gasolinera. Estamos contentos y animados pero aún no sabíamos lo que nos venía encima...

En la siguiente parte de la ruta, es donde nos encontramos las rampas más duras, llegando a ver en el Garmin hasta un 16% de desnivel, tanto a la altura de Taravilla, como en Poveda. El calor, las horas pedaleadas, los kilómetros, el desnivel que llevábamos acumulado y ese par de rampas buenas hicieron “pupa” no sólo a las piernas sino a nuestro estado de ánimo. El cansancio empezaba a dar los primeros avisos y por eso decidimos hacer parada en un bar, a pesar de que no era un sitio de control. Llegados a este punto, nuestras caras delatan que andamos con cierto agobio así que nos tomamos la parada con calma.

Preguntamos al hostalero cómo será el terreno que tiene que venir y no nos lo pinta nada bien, informándonos que lo siguiente es sencillo pero que en dirección a Priego la carretera es muy mala y también con mucho desnivel. La noticia nos sienta como un jarro de agua fría, puesto que teníamos la esperanza de haber pasado lo peor… Pero resultó que fue todo al revés: lo que tenía que ser sencillo fue un señor puerto que nos llevó a 1400 metros de altitud, el punto más alto de la ruta, y la continuación, que tenía que ser tan dura, al final no lo fue tanto.

Finalmente, ya tocados, llegamos a Villaconejos del Trabaque, km. 230 a las 18.55h. A pesar de todo, seguimos llegando antes de lo previsto y, aunque sean solo 5 minutos el mensaje mental de que vamos bien vuelve a la cabeza. Sellamos en un bar, donde pedimos unos bocatas de tortilla que nos saben a gloria.

A la hora de reemprender la marcha, Pai se da cuenta que ha pinchado. Cambia la cámara, pero vemos un bulto en su cubierta al que no damos mucha importancia. La parada, al final, se ha alargado una hora y no podemos entretenernos más. Nos queda poco tiempo de luz natural y hay que aprovecharlo.

Pronto se nos hace de noche. Encendemos luces y nos colocamos la armilla reflectante. La temperatura ha bajado pero no demasiado. Son las 11 de la noche, más o menos, cuando Pai nos dice, ya con cierta desesperación, que ha vuelto a pinchar. La primera idea es llegar al siguiente pueblo como sea, donde, con más iluminación, poder reparar el pinchazo, pero la carretera está en medio de la nada, ni un indicio de luz, ni un cartel de pueblo cercano…. Así pues, nos paramos y comprobamos con preocupación que el bulto de la cubierta es ahora mucho más grande. Cambiamos cámara de nuevo e intentamos hacer un apaño en  la rueda con cinta aislante digno de Mc Giver pero no sabemos cuánto aguantará y todavía quedan muchos kms. Las ganas de llegar al siguiente punto de control, Tarancón, son inmensas, así que una vez hecha la correspondiente reparación ponemos la directa y ya no pararemos hasta llegar allí.

Por fin, llegamos a Tarancón, km. 320, a las 12.20h de la noche, 40 minutos antes de nuestra previsión, lo que nos hace respirar tranquilos. Lo primero que vemos es la caserna de la Guardia Civil, sitio donde decidimos pedir que nos sellen y lo conseguimos, no sin cierta desconfianza y miradas de perplejidad. Les convencemos con un: “Somos frikies, pero no somos mala gente”… A continuación, buscamos un bar donde poder comer y un rincón donde dormir un rato. Estamos a 70kms y empezamos a creernos que esto ya está hecho.

El sueño es reparador y una vez despiertos seguimos la marcha. El terreno es llano o con tendencia a bajar. Parece que todo está a nuestro favor. Tenemos que sellar a 25kms de la llegada, en Noblejas. Esperamos a que nos abran un bar a las 7 y de mientras somos la atracción de los pocos pueblerinos madrugadores que hay por allí. Uno de ellos nos pregunta y, tras decirle que venimos de Zaragoza, se nos queda mirando, nos contesta que no se lo cree y se queda tan ancho… De nuevo, esa cara de incredulidad a la que ya nos estamos acostumbrando y que nos hace sonreír. Nuestro desayuno consiste en unos  cuantos cafés con leche y unas cuantas madalenas. Nos dan la energía necesaria para nuestro sprint final, que hacemos ya de día y con los ánimos a tope.


Ahora sí, llegamos a Yepes con 390kms en las piernas y 4400 metros de desnivel. Gritamos y nos abrazamos para celebrarlo. Por fin, RETO CONSEGUIDO!!!

dilluns, 6 de març de 2017

Sensaciones finales Brevet

Bueno, ya han pasado unos días desde que se realizase la Brevet 200 de nuestro club, y no podemos dejar pasar la ocasión para felicitar a todos los participantes y voluntarios por disfrutar de este gran día. Un día intenso que creemos salió bastante bien y que la mayoría de participantes así nos hicieron ver. Pudieron disfrutar de un gran y duro recorrido, y a la vez de un gran ambiente entre todos los participantes. Al final 132 valientes la terminaron con el carnet randoneur sellado como se les pedía.
Desde el club ciclista Sprint Bike estamos muy orgullosos de como fueron las cosas, y prometemos mantener el listón para futuras brevets.
Pero como no nos corresponde a nosotros ponernos medallas, os dejamos con unas crónicas de varios bikers del club ciclista Velo.

brevets-escuela-ciclismo-escuela-amistad

mi-primera-brevet-de-200-km

finnisser-brevet-200-sant-feliu-de.

divendres, 14 d’octubre de 2016

dimarts, 13 de setembre de 2016

Éxito en la III cronoescalada carretera 2016

Nos complace decir que la tercera edición de la cronoescalada de carretera ha sido todo un éxito de participación. En las 2 anteriores ediciones, 19 y 21 fueron los bikers participantes, y este año se han disparado a 48 bikers, algo que nos alegra y sorprende a la vez.

Fue una gran mañana, donde no tuvimos que lamentar ningún percance, y donde todos los participantes y voluntarios estuvieron a la altura del evento.

Os dejamos las clasificaciones, con un primer puesto logrado por Pol Luengo, batiendo el récord de la crono, Felicidades.


divendres, 26 d’agost de 2016

III Cronoescalada Sprint Bike carretera



Ya tenemos aquí una nueva ocasión para demostrar todo aquello que hemos ido entrenando durante la temporada, pero esta vez con nuestras queridas flacas. Os presentamos la crono de carretera, de 7 kms, desde el terral de Molins hasta los contenedores de Mas Pins, pasando por la Creu d´Olorda.
Tras la competición, se acudirá a un bar/restaurante para todo aquel que quiera, para disfrutar de un almuerzo en compañia y de la entrega de premios a los 3 primeros. Habrá sorteo de un jamón.
Ahora, solo faltáis vosotros. Tenéis hasta el jueves día 8 para inscribiros.

Inscripciones

divendres, 10 de juny de 2016

Mi Primera crónica para mi primera triatlón

Como ex-nadador, aficionado a la btt y al cross (trail running como se llama ahora), siempre había querido  hacer una triatlón de montaña. Y hace 7 meses animado por Núria, nos apuntamos a la VIII Triathlon Trail Medes-Montgri, más tarde nos enteramos que Pablo también se había apuntado. Que bien, me acompañarán dos compis de Sprint Bike con experiencia en triatlones para este reto.
15 años sin nadar son muchos, así que no hay tiempo que perder, me apunte al polideportivo de Sant Joan Despi, me compro bañador, gorro y gafas y al agua pato…..que recuerdos ese olor a cloro.
7 meses que han pasado volando, repartiendo el poco tiempo que tenemos para entrenar, entre swim, bike, run.
Viernes 3 de Junio, esto ya está aquí. Toda la tarde para preparar la maleta y no dejarme nada, neopreno (gracias Pol por el préstamo), trimono, gafas nadar, gafas sol, gorro nadar, gorra correr, casco bici, bambas correr, bambas bici, calcetines, porta dorsal, dopping…. Uff cuantas cosas, que stress.
Mis peques también me acompañaran en este reto, que guay que hayan querido venir, están en plena época de exámenes. Pasamos a recoger a Núria y rumbo a les Illes Medes. El sábado llega Pablo con su chica, pasamos un día tranquilo, paseando, jugando a….Núria como se llamaba ese juego???? …por la tarde a recoger dorsales y la gran duda: neopreno sí o no???. El agua nos han dicho que estará a 16 grados, bastante fría pero me he probado el neopreno y no acabo de sentirme cómodo, además que me puede rozar en cuello y axilas. Al final Pablo y yo iremos sin y Núria con. 
Domingo 5 de Junio 6:15 de la mañana, suena el despertador, el ritual de cualquier cursa, un buen almuerzo, revisión del material, hormiguitas en la barriga…que ganas de empezar.
Llegamos a la zona de boxes, donde toca preparar todo el material, menos mal que tengo a Núria justo al lado y me va aconsejando. Todo listo, solo queda esperar la hora. Nos dirigimos a la zona de embarque ya que el tramo de nadar va desde las islas Medes a la costa ( 1.800 m ) y nos llevan en barco hasta la isla mayor. Una vez en el barco nos damos cuenta que somos los únicos que vamos sin neopreno, “Pablo nos vamos a congelar”, la habremos cagado???? Ya no hay vuelta atrás. Durante el trayecto en barco nos hacen el briefing donde nos explican que una vez el último salte del barco se dará la salida para que la gente no coja frio, “Pablo nos vamos a congelar”, decidimos saltar los últimos para no morir de frio esperando en el agua.
Saltamos al agua: DIOSSSS QUE FRIA!!!!
Suena la bocina y empezamos a nadar, pero no puedo, me falta el aire y el corazón a mil x hora, que me pasa??? No estaba nervioso, no lo entiendo. Vuelvo a probar pero es meter la cabeza dentro del agua y no aguanto ni un segundo, necesito aire. Decido nadar espalda para entrar en calor y poco a poco las pulsaciones van bajando y la sensación de falta de aire va desapareciendo, vuelvo a probar, ahora SIIIIIII. Cada vez me encuentro mejor, giramos en el espigón y encaramos hacia la playa, esto ya está hecho. Se me ha pasado rápido, me he encontrado muy bien. Pie al suelo y corremos hacia la zona de boxes, el reloj marca 36 minutos. Zapatillas, casco, gafas, guantes y mi KTM, me esperan 24 km +400m, al salir veo que entre Pablo …VAMOS!!!!!
Empezamos con un rampote seguida de una zona plana con muchas piedras que hace que la gente vaya poniendo pie a suelo, yo no me libro y también tengo que caminar, a la que puedo vuelvo a subirme y a pedalear se ha dicho, es un circuito con mucha piedra pero muy rápido. No paro de adelantar a gente y eso me hace venirme arriba pero….para, para!!!! que todavía queda correr. Así que ponemos un buen ritmo pero sin fliparnos. Y llegamos al rampote del principio, tramo bike acabado, se me ha hecho corto ;)

Esta transición me la tomo con calma, me como un plátano, me cambio de zapatillas y veo a mis peques que acaban de llegar, me acerco a darles un beso, que ilusión verlas. La semana pasada entrenando la transición de bici a correr lo pase muy mal, vamos a ver cómo va hoy. Me esperan 13 km +300m



Empezamos a correr, cuando salgo el reloj marca 2:05, los primeros metros son por el pueblo hasta que llega la primera subida, vamos a ver esas piernas, bien, bien… nada que ver con la semana pasada. Me comenta un corredor que son dos subidas bastante duras, que el resto es bastante llevadero. Y vaya dos subidas, la primera medio corriendo medio caminando. Una zona sin grandes complicaciones donde me cruzo con Núria que está a punto de acabar el tramo bici, VAMOS NÚRIAAAAA!!!!! A continuación viene una bajada infernal, madre mía que de piedras, casi no se puede correr, me voy a matar y encima me está empezando a doler la espalada (hace dos semanas casi me la parto y la tengo fastidiada). Llegamos a abajo… guauuuuu vaya calita “yo me quedo aquí” es tentador pero hay que seguir. Segunda subida imposible de correr, casi tenemos que escalar y a pleno sol uf que calor!!! que dura y larga se me está haciendo. Llego al avituallamiento y me tiro dos vasos de agua por encima y no se los que me bebo de aquarius, estaba seco. Volvemos a correr, la espalda cada vez me duele más y las piernas empiezas a pesar, ahora la cosa cambia, no paran de adelantarme, venga aguanta que solo deben quedar unos 4 km y ya no hay más subidas. Llegamos a la zona de piedras donde nos tuvimos que bajar de la bici, no queda nada, menos de 1 km,  la bajada al pueblo, pero casi no puedo ni correr, parezco Robocop, me duele la espalda y las piernas las tengo a punto de caramelo. Decido parar un momento y estirar la espalda…. a eso que oigo: DAVIDDDD, “ostras Pablo, qué bueno que viniste, jejeje”. 



Pablo baja el ritmo para que me enganche a él, bajamos el rampote y allí están mis peques animando y chillando, soy finisher de mi primera triatlón, besos, abrazos, que ilusión.





Al final he sufrido un poco pero me ha encantado la experiencia, estoy súper contento.  3:37 será el tiempo a batir el año que viene, porque volveré.
Una vez ha pasado la euforia veo que hay servicio de físio, allí que vamos a ver si me arreglan la espalda, de mientras Pablo se da un bañito.
Una cervecita y a esperar a Núria, que con la bici tiene que haber sufrido en la zona de piedras, pero ella es una SuperWoman.….”Papa, papa que viene Núria”   SIIIIIIIII ahí viene, siempre con su sonrisa. Los tres somos finishers y además Núria ha sido segunda, toma copa, ole, ole y ole tus h…..





Volveremos!!!!!!

David López

C.C.SPRINT BIKE

divendres, 27 de maig de 2016

Sprint Bike en la Barcelona-Perpinyà-Barcelona

http://bpb2016.blogspot.com.es/2016/05/qui-participa-la-bpb2016.html
QUIEN PARTICIPA EN LA BARCELONA PERPINYÀ BARCELONA?

Esta será la sexta edición de la BPB 2016, hemos echado un vistazo a la lista de los 122 inscritos, para analizar esta participación y vemos que 46 de los inscritos se estrenarán en este brevet internacional, les siguen 24 que intentarán su segunda homologación, 26 irán por la tercera, 10 optarán por la cuarta, 10 más por su quinta BPB y finalmente los 6 restantes ostentan el record de todas las ediciones e intentarán su sexta homologación, ellos son; Alexandre Maymó López del C.C. Molins de Rei, Jaime Sanz Ortiz del Biela C.C., Domiciano Luis Vielva Alegre del Pavé Culture Cicliste, Xavier Odena Torrent de L’Agrupació C. Montjuic, Adrià Arriaza López de la S.C.C. Rocafort y Fernando Sendra Cabrera del C.C. Pedreguer de Alicante.

También cabe destacar la participación de dos veteranos; Jaume Asensio Pont  del C.C. Tàrrega de 71 años recién cumplidos una semana antes de la salida, y el más veterano de todos, José Pelegrín Romeo del Club Ciclista Aragonés que con sus 72 años y 5 meses intentará su primera BPB, pero atención, él cuenta con la experiencia de 5 Paris-Brest-Paris y es el participante de esta BPB que más lleva. En este mismo apartado cabe citar la inscripción de Juan Cabré Puig, del Club Ciclista Gracia, que con sus 24 años se convierte en el participante más joven.

La participación de 5 féminas (4,1%) nos acerca a los porcentajes de los países con más tradición cicloturista. De Madrid se ha inscrito Susana Gutiérrez Andradas del Club Ciclowork, a la cual ya saludamos en la Fiesta Randonneur donde recogió su galardón y medalla de la PBP 2015, lo mismo podemos decir de Roser Flavià Piera del Sprint Bike de San Feliu de Llobregat que también consiguió terminar la PBP 2015, también del Sprint Bike tenemos inscrita a Monica Escalé Quintairos, de Barcelona tendremos a Susana Serantes Rico del Génesis Cycling Team AE y de Aragón viene Elena Rey Ezquerra del Club Ciclista Aragonés.

Los Clubes más numerosos son: Peña Ciclista Massamagrell (Valencia) con 8 participantes, Sprint Bike Club Ciclista de Sant Feliu de Llobregat con 7 participantes, Club Ciclista Aragonés de Zaragoza con 6 participantes, Agrupació Ciclista Montjuic (Barcelona) y Unió Ciclista Vic con 5 participantes cada uno, Penya Ciclista Barberá con 4 participantes.

Participarán en esta edición 13 galardonados con el Premio Jussà, y 12 con el Premio Randonneur, tanto el uno como el otro otorgados por Randonneurs Catalunya, de este último destacaría a Antonio Paredes Camargo de la Peña Ciclista El Prado de Ciudad Real y también a Jordi Valls Roig del Club Ciclista Planenc, del Pla de Santa María, los cuales cuentan con 2 Premios Randonneur. También contabilizamos 13 inscritos que poseen el galardón Randonneur 10000, otorgado por el Audax Club Parisien, entre los que destacamos a Francisco Santiago Santamaria de la Peña Ciclista Barberá y otra vez a Jordi Valls Roig, por haber obtenido este galardón por segunda vez.

Felicidades a todos los inscritos, esperamos que disfruteis de la compañía de estos compañeros de viaje, que recibais con una sonrisa al centenar de voluntarios que encontrareis en los controles y por el camino y que el próximo domingo día 29 de mayo podamos compartir vuestra alegría por haber terminado este nuevo reto que os habéis planteado. Pensad también en ser respetuosos con el medio ambiente y no tireis los envases que ya no sirven. Gracias.

Francesc Porta Torras
Randonneurs Catalunya (presidente)
Audax Club Parisien (representante)
Les Randonneurs Mondiaux (socio fundador)