dilluns, 18 d’abril de 2016

Girona MTB Challenge por Sergio Cervera

Tercera prueba del Open Gran Fons, y segunda mía. Aquí somos 3 kamikaces los que nos presentamos en Girona. Allí saludo a mis abejitas, pero les hago el avión y me cuelo a mitad de pelotón. Los biking están por delante.


La primera sensación nada más llegar es de buena organización, utilizando el polideportivo para nosotros y con todo bien señalado. Hasta el tema baños estaba bien resuelto.
En la salida, me puse con Juanjo, que llegaba con mejor ritmo que yo, por mucho que él quisiera disimular. Salimos, y como siempre, a intentar adelantar lo que se pueda, y colocarnos bien en la cursa. Las primeras sensaciones son positivas, las piernas responden mejor que la semana pasada en la Lluçanes.
En un pequeño tapón en un sendero por caída de 2 chicos, Juanjo se pone a mi rueda, y luego comienza a marcar el ritmo, algo que me cuesta, pero consigo recuperar los metros perdidos en las bajadas. La zona es espectacular, disfrutando de un buen número de senderos. Pasamos el primer avituallamiento sin parar. Juanjo sigue marcando el ritmo, y yo lo sigo como puedo. Las sensaciones son buenas, y no me importa desgastar algo más intentando no perderle. Segundo avituallamiento, y volvemos a pasar sin parar. En el km 50, después de una bajada y un cruce de río, una subida dura me pone en mi sitio. Ya no consigo seguir a Juanjo, y me siento más pesado de piernas. Toca bajar ritmo hasta recuperarse. Chino chano voy haciendo, y es sobre el km 60 que vuelvo a sentirme bien. En ese tiempo, un chico me ayuda, tirando de mi, y le digo, que si llegamos juntos al final, seré yo quien lo haga. Curiosamente, en una bajada se le cae la mancha, yo se la recojo, pero mas adelante la pierde definitivamente. Y como segunda casualidad, me caigo otra vez, y repito km como en la Lluçanes, el 64, pero esta vez sin consecuencias.


La ruta es chulísima, y eso me anima más aun, y comienzo a ir de menos a más. La última subida la hago bastante bien, recogiendo cadáveres que se suele decir. Entre ellos, el colega que tiró de mi, y que luego se marcho con un amigo. Ahora era él quien necesitaba ayuda, y justo llegaba yo por ahí.
Pues como lo había prometido, me pongo a tirar de él. En la bajada final vamos bien, pero en los kms de llano se me viene abajo. Se toma un gel mientras yo bajo ritmos. Poco a poco avanzamos, y conseguimos llegar juntos a meta. Nos felicitamos.
Busco a Juanjo, saludo y hablo con Joan.
Tras cambiarnos y comer, nos colocamos en meta con los Btteros a esperar al resto. Birras y birras, más bocatas, y muchas risas.

Al final llega Albert junto a Jaume,
Un gran día, con mejores sensaciones, y con la gran sensación de haber disfrutado muchísimo el recorrido.
Otra que no os debéis perder el año próximo

y ponemos rumbo a casa.

dijous, 14 d’abril de 2016

La Portals 2016, por Sandra Rodriguez



La Portals

Toda la semana nerviosa, se acerca el día de subirme a mi bici y participar en mi primera cursa.

Me invaden miles de dudas, ¿seré capaz de acabarla, me entrarán rampas, realmente estoy preparada?

Junto a esto se suma el no dejar de pensar en mis hijos, ya que no sabemos si estarán en meta.

Llega el día, domingo 10/04/2016 las 5:15h de la mañana, Sergio y yo empezamos a prepararnos para este mi primer reto. No sé si tiemblo de frio o nervios o ambas cosas, Sergio intenta tranquilizarme y animarme en todo momento. Llegamos al parking del Tram donde habíamos quedado con todos los que participábamos en dicha cursa, cargamos las bicis y nos dirigimos hacia Collbató.


Nos colocamos en la salida, según todos estamos en una buena posición, desde el primer momento nuestros compañeros no dejaron de animarnos: Raquel, que gran apoyo en todo momento pendiente de mí, esos abrazos antes de salir consiguieron rebajar algo mis nervios, Núria, que con esa energía que la caracteriza te carga las pilas para estar preparada y qué decir del resto, Juanito, Francesc, Ernest, Rubén Palacios, Fernando, Ferrán, Josep, Javier Arribas, Siscu, Vivi, Marco, Jordi, Raúl, David, Barrachina, Fran, Rubén Luque, Juanjo, Salvador, Oscar Roc, perdonar si me he dejado a alguien, inmenso el apoyo y los ánimos recibidos.

 

8:30h, salimos!!

No puedo pedalear ni encontrar ritmo, mi cuerpo está engarrotado, empiezo a pensar que me ha adelantado hasta el speaker de la cursa. Intento concentrarme en encontrar mi ritmo y conseguir avanzar, gracias al apoyo de Sergio consigo relajarme. Llegamos a las primeras subidas, increíble, menudo tapón, la gente subiendo andando, intentamos hacernos un hueco por donde pasar, Sergio lo consigue y yo me quedo casi al final de la subida donde tengo que poner el pie ya que me es imposible continuar. Vamos sumando kilómetros, llegamos al primer avituallamiento donde no era nuestra intención pararnos, escucho mi nombre en reiteradas ocasiones, pienso, que casualidad, alguien que se llama igual, pero en ese momento nos para un fotógrafo de la organización y nos dice que nos han dejado una nota, una chica que se llama Núria (increíble, había movido cielo y tierra para encontrar una hoja y un bolígrafo, para decirnos que una vez llegara a meta bajaría a buscarnos).

Venga!! Empieza lo que mejor se me da, las bajadas, kilómetros y kilómetros de bajada, ¿pero dónde están las subidas, sólo se baja? En ese momento me doy cuenta que me empieza a adelantar muchísima gente e intento no ponerme nerviosa, no quiero caerme, me pongo a rueda de Sergio para seguir su trazada y conseguir bajar con tranquilidad, creo que fue bastante bien para lo mal que se me da.

Parada obligada, segundo avituallamiento, donde nos encontramos a Barrachina que lo estaban atendiendo, había sufrido una caída cuando intentaba adelantar a otro participante, por suerte no fue nada grave.

No quiero olvidarme de mencionar a Marco y a Vivi, gracias por los ánimos que me dabais cada vez que coincidíamos. 



Llegamos al rio, cogimos un buen ritmo a pesar de los charcos y consigo mantenerme hasta llegar a las famosas Eses (Sergio no había dejado de nombrármelas en toda la semana), empezamos a subir, una curva, otra, otra, -venga San, que ya lo tenemos!!.

Último kilometro, donde el año pasado estuve haciendo fotos, se me hace un nudo en la garganta, me cuesta respirar y  aparece Núria tal y como nos dijo en su nota, demasiada emoción para el último apretón. Sergio aumenta el ritmo e intento mantenerlo hasta llegar a meta donde estaban todos nuestros compañer@s, Amig@s, animando y ver a  Raquel llorando emocionada y de fondo escuchar unas voces que dicen – Vamos mamá, vamos papá!!, levanto la cabeza y veo a mis hijos junto a mi padre y la madre de Sergio, en ese momento me hice pedazos, que panzón de llorar, emoción en estado puro.

Mi primer reto conseguido y junto a una de las personas más importante de mi vida.

Ahora a por el siguiente.

Mil gracias a tod@s, sin vuestro apoyo esto no sería posible. 


 

dilluns, 11 d’abril de 2016

Rutes del Montseny 2016, por Pol Luengo

El pasado sábado día 10 de abril daba lugar la 36a Rutes del Montseny, que contaría con una buena representación de nuestro club y que recibió un cambio de ruta respecto a los años anteriores, bonita y dura en partes iguales.

Una hora antes de la salida ya estábamos recogiendo los dorsales y preparándonos para la que para mí y algun@ más fue la primera prueba del 2016. 

Tuve el placer de compartir la marcha con grandes compañeros y una numerosa representación de Sprint Bike como Trapero, Roser, Jordi, Cáceres, Lobato, Francisco, Marc, Mónica y Jose Luis.

Para ser sinceros, había ciertos nervios por mi parte, al querer poner a prueba los primeros frutos de un trabajo bien planificado de más de cinco meses y ver si tanto esfuerzo realmente valía la pena.

A las ocho daban la salida, y desde delante de todo salíamos todo el grupo juntos. Los primeros kilómetros fueron bastante caóticos y peligrosos, con la cursa neutralizada varios kilómetros, paradas, arrancadas fuertes y algunas caídas.

El problema de las salidas atrancadas, es que cuando reanudan, se va a "full gas". Y así fue. Tal y como reanudó, empezaron a volar los cuchillos y a imponer un ritmo fuerte, donde sólo te quedan dos opciones: o descolgarte si se va por encima de tu ritmo o apretar los dientes para no perder al grupo que abría la marcha. 

Opté por lo segundo y realmente no me arrepiento. 

Ya con el grupo grande en cabeza y llaneando a más de 50km/h, llegamos hasta el primer puerto; el más corto de la marcha, que subí a plato, apretando el culo y pegado al grupo delantero, el Coll de'n Orri.

Después de una bajada muy rápida y peligrosa por el estado del asfalto, en seguida empezamos a subir el primer coloso.

Aquí llegaba el momento de la verdad: o te descuelgas y buscas tu ritmo o te lias a palos para aguantar el ritmazo de los primeros durante muchos kilómetros.

Opté por lo segundo, ¡y vaya si tocó sufrir! 

Me sorprendió el gran nivel de muchos corredores (¡que ya ni hablar de cicloturistas!), que en un puerto de más de 15km marcaron un ritmo frenético, que aguanté forzando un poco la máquina.

"Como en el siguiente puerto marque este ritmo, reviento" pensé... Después de una rapidísima bajada por Collsesplanes, sin prácticamente descanso alguno (más que una rápida parada en el único avituallamiento que paré), dio inicio el segundo y último coloso hasta Sant Marçal.

Aquí me vi obligado a bajar un poco el ritmo por culpa de un amago de rampas, y afrontar los últimos kilómetros de puerto, con uno de ellos realmente duro, con una media superior al 10%, con el piñón 25, ¡echando de menos alguno más! jejej

Con el puerto en el bolsillo, me di cuenta que había coronado solo. No me preocupé, al venir la bajada.

Después de una bajada frenética y muy emocionante de unos 20km, empezó el llano, momento clave para ir con un grupo para poder hacer frente a los 40km de falso llano con viento en contra.

Seguía sólo. No quedaba más que mentalizarse a afrontar los kilómetros restantes tirando sólo. 

Después de más de 15km de gran desgaste, por fin me alcanzó un grupo, con el que vi las puertas del cielo.

De ahí a meta, un camino de rosas, para terminar mucho mejor de lo que me imaginaba, con una media de 29,3km/h y un total de 5 horas y 10 minutos. 

El siguiente compañero del club, tardó unos 35' que aproveché para estirar y recuperar, llegó Jordi, seguido de cerca por Trapero, que le siguieron Cáceres, Roser, Marc, Jose Luis y Mónica, Lobato y por último Francisco.

Buen sabor de boca, aún sabiendo que era la primera del año, que todavía queda mucho entreno por hacer, y que hay por delante mucho margen de mejora.

Pero sobretodo me quedo con muy buenas sensaciones sobre cómo afronté las rapidísimas bajadas teniendo en cuenta que siempre fue mi talón de Aquiles. ¿Acabará siendo uno de mis puntos fuertes pronto? :)

¡Que grande es el ciclismo!

dimecres, 6 d’abril de 2016

8ª Lluçanes Ferestec, por Sergio Cervera

Este domingo comencé por fin a "competir". Tocaba la segunda prueba del Open Gran Fons, primera para mi de las 9 que tengo previsto hacer. Nos desplazamos a Prats de Lluçanes a disfrutar de esta cursa, desconocida por mi, pero de la que me habían hablado muy bien.
El día amanece fresco, pero sin amenazas de lluvias, menos mal, ya que el trazado consta de muchos senderos, y complicaría mucho la situación.
Como primera pedalada a la que voy este año, no sé aun que ritmo tengo, así que estoy algo nervioso. Son 73 kms y 1800m. No son grandes números, pero desconocemos el terreno.
La salida es muy limpia, todos salimos rápidos, y tras dejar el asfalto, no se produce ningún atasco, fabuloso. De inicio salgo fuerte, siguiendo el ritmo que se impone por la mayoría. No hay grandes subidas, y empezamos a bajar senderos muy rápidos, con algún tramo algo más técnico, pero ciclables todos. Tras 15 kms, decido bajar un poco el ritmo, algo masa alto del que he estado entrenando, y el objetivo es acabar. Me regulo subiendo, donde más noto la falta de chispa. Hasta el km 35 la cosa tiende mas a bajar que a subir, haciendo solamente 600m positivos de los 1800. Eso me dice que habrá que tener cuidado, que luego subiremos sin parar.





Tras pasar la primera mitad disfrutando de mogollón de senderos, comienza la parte más pistera, con sus respectivos senderos fabulosos. En el km 40 me encuentro genial, parece que los entrenos han sido buenos, y reservar algo del 15 al 30 ha sido buena idea.
Voy subiendo muy bien todo lo que me voy encontrando, sabiendo que sobre el km 59 viene el premio, una subida larga hasta un castillo,pero que será casi la última subida. La hago muy bien, y al comenzar la bajada, en el km 64, en un sendero técnico, zas! me empotro contra un árbol, con la mala suerte que el pie izquierdo con la inercia se mete entre los radios de la rueda delantera. En una pose complicada, necesito la ayuda de otro chico para conseguir sacar el pie, pero con tanto trajín, noto un pinchazo en el gemelo, y comienza un calvario.
Quedan 10 kms, pero no puedo apretar, solo buscar cadencia, pero me encuentro con algún repechón cabroncete. Con más pena que gloria consigo llegar a meta, con un tiempo más que aceptable, 4h40, pero no puedo andar. Con la llegada de mis compañeros, que lo hicieron también genial, y tras una buena dosis de birras y risas, nos vamos para casa.
Tras 2 días, sigo cojeando, veremos el siguiente domingo en la Girona Mtb.
Eso sí, una pedalada super recomendable, donde vi un gran nivel en general de los 400 y pico participantes, aunque solo acabaron 287. Apuntarla en la agenda chic@s