dijous, 14 d’abril de 2016

La Portals 2016, por Sandra Rodriguez



La Portals

Toda la semana nerviosa, se acerca el día de subirme a mi bici y participar en mi primera cursa.

Me invaden miles de dudas, ¿seré capaz de acabarla, me entrarán rampas, realmente estoy preparada?

Junto a esto se suma el no dejar de pensar en mis hijos, ya que no sabemos si estarán en meta.

Llega el día, domingo 10/04/2016 las 5:15h de la mañana, Sergio y yo empezamos a prepararnos para este mi primer reto. No sé si tiemblo de frio o nervios o ambas cosas, Sergio intenta tranquilizarme y animarme en todo momento. Llegamos al parking del Tram donde habíamos quedado con todos los que participábamos en dicha cursa, cargamos las bicis y nos dirigimos hacia Collbató.


Nos colocamos en la salida, según todos estamos en una buena posición, desde el primer momento nuestros compañeros no dejaron de animarnos: Raquel, que gran apoyo en todo momento pendiente de mí, esos abrazos antes de salir consiguieron rebajar algo mis nervios, Núria, que con esa energía que la caracteriza te carga las pilas para estar preparada y qué decir del resto, Juanito, Francesc, Ernest, Rubén Palacios, Fernando, Ferrán, Josep, Javier Arribas, Siscu, Vivi, Marco, Jordi, Raúl, David, Barrachina, Fran, Rubén Luque, Juanjo, Salvador, Oscar Roc, perdonar si me he dejado a alguien, inmenso el apoyo y los ánimos recibidos.

 

8:30h, salimos!!

No puedo pedalear ni encontrar ritmo, mi cuerpo está engarrotado, empiezo a pensar que me ha adelantado hasta el speaker de la cursa. Intento concentrarme en encontrar mi ritmo y conseguir avanzar, gracias al apoyo de Sergio consigo relajarme. Llegamos a las primeras subidas, increíble, menudo tapón, la gente subiendo andando, intentamos hacernos un hueco por donde pasar, Sergio lo consigue y yo me quedo casi al final de la subida donde tengo que poner el pie ya que me es imposible continuar. Vamos sumando kilómetros, llegamos al primer avituallamiento donde no era nuestra intención pararnos, escucho mi nombre en reiteradas ocasiones, pienso, que casualidad, alguien que se llama igual, pero en ese momento nos para un fotógrafo de la organización y nos dice que nos han dejado una nota, una chica que se llama Núria (increíble, había movido cielo y tierra para encontrar una hoja y un bolígrafo, para decirnos que una vez llegara a meta bajaría a buscarnos).

Venga!! Empieza lo que mejor se me da, las bajadas, kilómetros y kilómetros de bajada, ¿pero dónde están las subidas, sólo se baja? En ese momento me doy cuenta que me empieza a adelantar muchísima gente e intento no ponerme nerviosa, no quiero caerme, me pongo a rueda de Sergio para seguir su trazada y conseguir bajar con tranquilidad, creo que fue bastante bien para lo mal que se me da.

Parada obligada, segundo avituallamiento, donde nos encontramos a Barrachina que lo estaban atendiendo, había sufrido una caída cuando intentaba adelantar a otro participante, por suerte no fue nada grave.

No quiero olvidarme de mencionar a Marco y a Vivi, gracias por los ánimos que me dabais cada vez que coincidíamos. 



Llegamos al rio, cogimos un buen ritmo a pesar de los charcos y consigo mantenerme hasta llegar a las famosas Eses (Sergio no había dejado de nombrármelas en toda la semana), empezamos a subir, una curva, otra, otra, -venga San, que ya lo tenemos!!.

Último kilometro, donde el año pasado estuve haciendo fotos, se me hace un nudo en la garganta, me cuesta respirar y  aparece Núria tal y como nos dijo en su nota, demasiada emoción para el último apretón. Sergio aumenta el ritmo e intento mantenerlo hasta llegar a meta donde estaban todos nuestros compañer@s, Amig@s, animando y ver a  Raquel llorando emocionada y de fondo escuchar unas voces que dicen – Vamos mamá, vamos papá!!, levanto la cabeza y veo a mis hijos junto a mi padre y la madre de Sergio, en ese momento me hice pedazos, que panzón de llorar, emoción en estado puro.

Mi primer reto conseguido y junto a una de las personas más importante de mi vida.

Ahora a por el siguiente.

Mil gracias a tod@s, sin vuestro apoyo esto no sería posible. 


 

5 comentaris:

  1. Enhorabuena por tu primer reto conseguido.Ya va siendo hora de que te lo creas...
    Ahora que te sabes salir de tu zona de confort, superarás todo lo que te propongas... y con Sergio a tu lado no te cuento.
    Enhorabuena a los dos!!!

    ResponElimina
  2. Enhorabuena, Sandra, casi se me saltan las lágrimas a mí también ¿o se me han saltado?; impresionante crónica llena de las emociones vividas; seguro que ha sido la primera de muchas; recibir tú y Sergio un fuerte abrazo ... y a por la siguiente.

    ResponElimina
  3. Enhorabuena por la crónica y por la cursa que sepas que yo también he llorado de emoción al leerla es simplemente preciosa espero que puedas hacer muchas más y disfrutar como lo has echo en ésta.

    ResponElimina
  4. Sandra como la vida misma, poniéndonos cada día una meta a seguir. Felicidades por tu logro y felicidades a mi hermano por acompañarte en este gran reto, sin duda nunca lo olvidaréis. Cuñi me has hecho tener cosquillas en la barriga y emocionarme con tu relato.

    ResponElimina