dijous, 21 de maig de 2015

NOGUERA BIKE RACE



NOGUERA BIKE RACE 2015
Después de la ultra de Lleida y la Volcat, por tercera semana consecutiva afronto una nueva cursa. Tras la Volcat, tenía buenas sensaciones, y viendo la representación del club en la NBR, la cosa prometía y mucho.  Pero el miércoles me levanto fatal, tengo un buen resfriado. Comienzo a medicarme, con la esperanza de llegar bien al domingo, pero en los entrenos de jueves y viernes ya puedo observar que de eso nada. Un pequeño chasco, mi competitividad se ha visto perjudicada. Asumiendo que no estaremos al 100%, el domingo nos plantamos en la salida. Por desgracia, dos de nuestros compañeros no pueden tomar la salida, por diferentes motivos.

Hace un día fantástico, sin ninguna nube, lo que al final sería un día caluroso. Pese a no estar fino, quiero seguir con la táctica de carrera que tenía planeado. Salir relativamente rápido y luego aflojar para ir a mi ritmo, son 92 kms y 2900m. Salimos bien, Toño y Jose van conmigo, Juanjo y Oscar por delante, y el resto, Pau, Isma, Isaac, Pedro, David, Joanmi, Oscar, Pai y Miguel, salen más tranquilos. Roser, con dorsal preferente va también por delante, aunque en pocos kms le damos alcance. Tras 3 kms neutralizados, entramos en una pista de subida, no muy exigente, pero que con un ritmo relativamente alto, te va poniendo en tu sitio. Aquí ya puedo observar que voy a sufrir toda la cursa, ya que me faltan pulmones para mantener el ritmo, y comienzo a hacer la goma con Toño. Recupero un poco, y al pasarme un biker con buen ritmo, me voy con él hasta volver a estar junto a Toño. Vemos a Juanjo bastante cerca. Coronando el primer puerto, entramos en un sendero pedregoso donde descubro que la Volcat me ha dado un punto extra en estas situaciones, y bajo muy bien por estas zonas. Damos alcance a Juanjo, y tenemos  tiro a Oscar, pero en el comienzo del segundo puerto, el más duro del día, tengo que descolgarme del grupo. Aun aflojando el ritmo, sufro muchísimo la subida y en los pocos falsos llanos no soy capaz de recuperar lo suficiente para subir sin tanto esfuerzo lo que sigue. Toca sufrir, sufrir y sufrir. En la larga bajada que viene tras coronar, vuelvo a notarme bien, y recupero terreno con Juanjo y Toño, al cual adelanto en un sendero vertical bastante guapo.  Se va notando que la cursa no te ofrece ningún descanso, sufres subiendo y sufres bajando ante tanta dificultad. Menos mal que bajando me encuentro bien. Quien me lo iba a decir, que estaría disfrutando bajando y sufriendo subiendo, cuando yo siempre he sido al revés, subir bien y sufrir bajando. Pues esto es lo que hay.
Llegamos al km 48, donde tengo prevista la primera parada, y Toño para también, aunque se me escapa en la salida. Viene otro puertecito largo, donde sigo sufriendo de lo lindo, y más senderos trialeros de bajada donde al menos recupero algo. Nos reagrupamos los 3, pero Oscar ya está inalcanzable. Toño y Juanjo han sufrido unos amagos de calambres, algo que me va bien para poder ir a su ritmo. Vamos sufriendo juntos hasta el km 71, 2º avituallamiento programado por mí. Juanjo es el que mejor está, cuando pasado el km 75 Toño sufre fuerte calambres, decide quedarse con él. Consciente de mi falta de ritmo subiendo, decido ir tirando, ya me pillaran.  Culmino la última gran subida y no hay rastro de ellos. Voy haciendo por los senderos, aunque el cansancio es bastante alto ya, y hay zonas que ya no soy capaz de superar. El último sendero antes de la bajada final es larguísimo, y aunque a ratos parece que estoy mejor, cualquier repechito me tira para atrás. Por fin comienza la bajada, primero por sendero, donde es mejor no mirar a la derecha, y luego por pista, muy rápida.

Tras la bajada, nos hacen dar una vuelta por los alrededores del pueblo, que me matan. 5h56 de pleno sufrimiento al cruzar la meta. No recuerdo haber sufrido tanto en una cursa como en esta. Para más inri, llego a meta casi sin voz por culpa del resfriado. Pero he llegado, y por debajo de las 6 horas. Oscar ha hecho 5h25, menudo crack. 4 minutos después llegan Toño y Juanjo, que venían envenenados para darme alcance. Nos vamos relajando mientras van llegando el resto. Isaac, Jose (con pájara incluida), Pedro, David, Joanmi, Isma, Pau, Oscar y por último Pai, Miguel y Roser. Mención especial para ella, que siendo una chica carretera, no h tenido que ser nada fácil afrontar todos esos senderos pedregosos, técnicos y trialeros, y más después de caerse en varias ocasiones.
Pero podemos decir que todos somos finishers de esta NBR durísima. Me ha gustado mucho, pero reconozco que no estaba en mi mejor momento para afrontar este reto  a full, y he sufrido muchísimo.
Y ya que en el anterior post critiqué la gran cantidad de basura que vimos en la Volcat, es de recibo que diga que en esta NBR, la cosa ha sido bien distinta. Salvo corrección de mis compañeros, yo vi pocos envoltorios, y prácticamente estaban todos enteros, lo que dice que seguramente se cayeron sin querer. Está claro que hay gente para todo.
La siguiente, la Ultrabike, uff.

dimecres, 20 de maig de 2015

VOLCAT 2015



VOLCAT 2015
Siguiendo con nuestra preparación de la temporada, vi la oportunidad de estrenarme en una prueba por etapas, y la Volcat este año estaba bien cerca, con una etapa en Vilanova i la Geltrú, otra en la Pobla de Claramunt, y la última en Igualada.
Una vez inscrito, pude celebrar que Marco y Jose Luis también se inscribieron. Como la temporada es larga, y la siguiente semana iba a la NBR, decidí juntarme con Marco y hacerla juntos. Como mucho, tenía el domingo para exprimirme. Como muchos ya saben, la Volcat este año tenía puntos UCI, y eso hizo que vinieran muchos pro, algo que ya se notó en Vilanova, mientras se hacían las fotos de equipo. Lógicamente, nosotros también nos hicimos la nuestra.


La primera etapa, en Vilanova, era de unos 57 kms y 1500m. No parecía excesivamente dura, pero pasar por el Garraf siempre es algo que complica la ruta. A las 9:30 se dará la salida, donde tengo un subidón de nervios colosal. Nos deseamos suerte entre los 3. Estamos colocados en el último cajón, así que pocos Pros nos adelantarán jajajaja. Saludamos  a Alvaro y Vito, que la hacen también. La consigna es clara, salir rápidos, coger posición y regular hasta el final. Se da la salida, y salimos bien por el paseo de Vilanova, hasta que Marco, en un momento que quiso apretar, clava cadena y cae al suelo. Por suerte, nadie le atropella. Jose y yo aflojamos para ver si viene, y tras unos largos minutos, aparece otra vez Marco. Tiene unas buenas heridas, pero decide continuar. Sin ese principio explosivo, y con Marco magullado, cogemos nuestro ritmo y vamos haciendo.
La primera parte es prácticamente pista, y se hace bastante bien, las sensaciones son buenas. A Jose ya no lo vemos. Vamos cogiendo grupitos con buenos ritmos, y dejamos que nos vayan llevando. No hay muchos senderos, pero los pocos que hay tienen su puntito. No tenemos previsto parar hasta el avituallamiento del km 32, así que comemos de lo que nosotros llevamos. Llegados al Garraf, se nota el cambio de terreno, con muchas más piedra, y noto que bajando tengo que ir un punto más tranquilo, si no acabaré en una cuneta. Y los senderos se vuelven más técnicos.  En uno de ellos me acojono, y pasa Marco. Tras bajar a pata, recupero la rueda, y decido ir siempre detrás e cada sendero que quedaba. Pese a ese momento, seguimos muy bien los 2, aunque la parte final de la etapa pasa por una larguísima riera de piedra que rompe mucho el ritmo, con constantes parones para pasar pedruscos. A falta de 5 kms, y viéndome tan bien, le digo a Marco que voy a apretar un poco para ver mis sensaciones. Y la verdad son buenas. Adelanto a unos 12 bikers y llego a meta pletórico. Marco llega tansolo 2 minutos después. Al final me salen solo 1100m de desnivel y una media de pedaleo de 19´9, una etapa rápida. Importante llegar bien para aguantar la etapa reina del día siguiente. Jose llega tras 20 minutos, con algún amago de calambres. Mal asunto viendo lo que queda. Mientras comemos, le damos algunos consejos. Una vez en casa, preparar la bici para el día siguiente, y estudiar la etapa.

Sábado, etapa reina, 85 kms y 2900m. Si en la primera etapa dosificamos, en esta habrá que hacerlo también. El día es fresco, y se agradece. Salimos a las 9, como siempre, desde el último cajón, no nos importa. Esta vez la salida es mucho más tranquila, se nota un poco en las piernas el esfuerzo del día anterior. En esta ruta, las subidas son más largas, de las que me gustan, y poco a poco me van poniendo las piernas a temperatura. Decir, que no fue hasta el km 15 donde noté las piernas en perfecto estado, dejando atrás la fatiga del día anterior. Buenas pistas que permiten ir rápido bajando, y senderos preciosos en la primera parte de la etapa, donde descubro que ir a rueda de Marco el primer día me fue genial. Afronto todos los senderos con mucha tranquilidad y cogiendo más confianza, el entreno con la flaca pasó factura pero lo hemos superado.

Me encuentro genial, bien bajando por pista, bien por senderos, y bien subiendo, donde suelo coger unos metros con Marco. Como todo en la vida, no puede ir todo perfecto, y un par de veces se me sale la cadena, y otro par de veces se me cae un bidón. Son parones cortos, pero perdemos a los grupitos donde íbamos cómodos. Parada corta en el avituallamiento del km 33, vamos bien. De ahí al avituallamiento del km 50 nos encontramos una buena subida que pone a muchos al límite, con unas buenas pendientes y larguita. Pero la bajada hasta el avituallamiento es brutal. Enganchamos a 4 bikers que bajan la hostia, y no pierdo la ocasión de ir detrás. Que velocidad. Disfruto como un niño. Llegamos al avituallamiento, comemos y seguimos con nuestro ritmo. Rodeados de unos parajes preciosos, comenzamos la segunda parte del día en un constante sube baja rompepiernas. Los kms van pasando factura pero en los senderos recuperamos y gozamos. El final de etapa se hace largo, en una zona lago más seca y no tan bonita, pero quitando algún repecho, se hace de bajada prácticamente. Llegamos en 6h28. Nos vamos recuperando mientras esperamos a Jose. Ya comienzan las primeras muestras de felicidad. Si no pasa nada, mañana seremos finishers de la Volcat. Durante la comida, Marco se ofrece a acompañar a una chica en la última etapa, y me deja libertad para darlo todo. Al cabo de una hora llega Jose, mucho más entero que el día anterior. Parece que ha seguido bien los consejos y tiene en su mano ser finisher también. Para casa, a preprar la bici y la etapa final.

Domingo fresquito en Igualada. Con la salida a las 9:30, tenemos tiempo de saludar a muchos compañeros que hemos ido viendo o conociendo en estos 2 días. 42 kms y 1100m prometen una etapa rápida. No suele ser mi fuerte, pero lo daremos todo. Salgo bien, pero noto algo de fatiga en las piernas. No es hasta el km 3 cuando ya noto que puedo dar más caña. Te das cuenta de lo importante que es calentar. Aun así, tampoco ha sido una mala salida, y voy recuperando posiciones. El ritmo es muy alto, ya que no hay subidas largas y rápidamente metes plato. La primera bajada es por una pista polvorienta, donde llego a  alucinar con la velocidad de algunos. Entre tanto polvo, me adelantan sin pestañear, y algunos sin gafas.  Llegan los senderos, y el ritmo en ellos sigue siendo alto. No me arrugo y sigo muy bien la velocidad que imponen. Estoy yendo muy bien, y veo que cuando la coa pica para arriba, soy capaz de adelantar. Así, sin para en los avituallamientos, voy cambiando de grupos, pero siempre con un ritmo alto. Se nota el nivel de la prueba, no veo a nadie poniendo pie. Sin tiempo para observar el paisaje, sigo intentando no bajar e ritmo hasta el final. Recurro  a algún gel, ya que ha falta de 10 kms ya se nota el cansancio. El cuerpo responde bien a la ingesta. Viendo que ya lo tengo casi hecho, disfruto cada sendero, cada bajada, esperando ver Igualada. Llegamos por un polígono tras bajar un sendero vertical espectacular, donde por fin vi  algún biker poner pie. Yo también puse alguno, para no llevarme por delante a aun par de ellos.

El último tramo es una vuelta al circuito del eliminator que harán los cracks, y reconozco que estuvo bien. Si tienes amigos o familiares esperando, te pueden ver tranquilamente haciendo las últimas curvas y preparar las cámaras para la entrada a meta. Finalizo con 2h10. Muy satisfecho. Acojona ver, que con unos 40 minutos perdidos con el primero, han llegado a entrar 300 bikers delante de mí. Que nivel Maribel!!!!

Marco llega 15 minutos detrás, y Jose no mucho más. Somos finishers!!! Alvaro y Vito también lo consiguen. Nos despedimos y vamos a Sant Feliu a celebrarlo. Ha sido una experiencia brutal. Las etapas han sido muy bonitas. El único pero que les puedo poner, es la gran cantidad de mierda que vimos durante los 3 días. Entiendo que los Pro van tan a saco que se les puede caer, pero tal cantidad de envoltorios de geles y demás cosas, no son solo por eso. Que son muy buenos corriendo, cierto, pero que también son bastante guarros e incívicos, también.
A descansar que viene la NBR.